El paro de colectivos que resolvió el miércoles la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se sintió este jueves en el 50% de las provincias y continuará este viernes según lo previsto por el sindicato.

Al cierre de esta nota, las provincias en las que persistía el conflicto eran Jujuy, Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Luis, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En Salta, Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, San Juan, Mendoza y Neuquén el servicio del transporte urbano de pasajeros se prestaba con normalidad.   

El miércoles la UTA lanzó la medida para este jueves y viernes tras el fracaso de una reunión que mantuvo en la Secretaría de Trabajo con la contraparte empresarial de la FATAP. Pero después de la reunión la dependencia oficial lanzó una resolución obligando a las empresas a pagar un 20% de aumento salarial además de una suma fija extraordinaria de $ 16 mil en tres cuotas.

El secretario General del gremio, Roberto Fernández, anunció que el paro se levantará paulatinamente en las provincias y ciudades que vayan acatando la resolución oficial.

Del lado empresario en diálogo con Tiempo, Marcelo Hasse, gerente de FATAP, consideró “lamentable” la manera en la que el gobierno resolvió la cuestión. “La mitad del país estuvo parado porque el gobierno nacional en forma autoritaria por resolución trasladó el aumento que se acordó para Buenos Aires donde se resolvió con subsidios. En el interior esa resolución es un problema”, advirtió.

El referente de FATAP acusó a la secretaría que encabeza Lucas Aparicio arrojar “una bomba de tiempo las jurisdicciones” del resto del país. “Y de llevar el enfrentamiento en la calle” afectando a los pasajeros de las provincias que no suscribieron a lo resuelto.

Hasse lamentó que a pesar de que la mitad de las provincias trabajó y que se espera que en las próximas horas se sigan sumando jurisdicciones a ese grupo “los trabajadores saben que es imposible pagarles lo que quiere el gobierno” cuyo procedimiento asoció al contexto de la campaña electoral.

“No lo van a poder conseguir por es imposible de pagar” afirmó el gerente de la federación patronal, quien agregó: “En Buenos Aires aumentaron los subsidios a pasos agigantados y a nadie le importa pero en el interior no hay equidad. Ayer (por el miércoles) hubo seis horas de audiencia y después de eso se firmó un acta pero a la media hora salieron con una resolución del Secretario de Trabajo (Aparicio) que complica la situación financiera de muchas localidades” concluyó.

En el Ministerio de Transporte tomaron distancia de lo negociado y de la medida en concreto. Fuentes consultadas por este medio señalaron que “cada provincia o ciudad, es responsable de su sistema de colectivos. Son ellas las que definen qué cantidad de unidades circulan, sus recorridos, paradas y tarifas; las que licitan las concesiones; y las que controlan los costos de cada sistema de transporte. Aquellos colectivos que atraviesan más de una provincia son responsabilidad del Estado Nacional”.

La fuente agregó que “cuando el año pasado se votó por mayoría del Congreso la Ley de Presupuesto y las provincias firmaron el acuerdo fiscal, los gobiernos acordaron transferir los recursos del Estado Nacional a las provincias para hacerse cargo de financiar sus propios sistemas de transporte locales”.

Y sumó: “El Estado Nacional continúa apoyando a los sistemas de las provincias y ciudades. En forma complementaria y para acompañar el proceso, el Estado nacional ha continuado apoyando los sistemas locales del interior del país mediante diferentes mecanismos como la asistencia técnica, la tarifa social y un Fondo Compensatorio. A través de esos mecanismos, hoy el Estado nacional destina $ 8.700 millones para los sistemas de colectivos en el interior del país”.

Finalmente la autoridad política dijo que a la audiencia del miércoles se invitó a “las autoridades provinciales de todo el país, de las cuales participaron únicamente Salta, Santa Fe y Provincia de Buenos Aires”.

Tiempo intentó comunicarse con dirigentes sindicales pero no logró hacerlo.

La semana pasada la UTA emitió un comunicado lamentando el fracaso de las negociaciones  que derivaron en el primer paro del 12 de julio. En ese contexto anticiparon que “en caso de producirse una nueva interrupción de las negociaciones, si es que los empresarios y las autoridades persisten con su actitud y nuevamente frustran el diálogo previsto para el encuentro del próximo miércoles 17, se adoptarán medidas de fuerza mucho más graves”.