Los últimos datos epidemiológicos pusieron un alerta rojo a la situación sanitaria en todo el país, sumado a la preocupación puertas adentro de La Rosada por la escalada de contagios de este miércoles, que orilló los 40 mil nuevos casos en un día, marcando otro funesto récord. La profecía autocumplida volvió a ocurrir. La escalada de contagios que en la primera ola comenzó en la zona metropolitana del AMBA y que luego se expandió hacia el resto de las provincias, tiene su déjà vu en esta segunda ola, pero con la particularidad que los casos de la Ciudad y el Conurbano bonaerense se mantienen en alza.

En este contexto, la tensión sobre los sistemas de salud provinciales crece y la ocupación de camas de terapia intensiva supera el 90% en varios distritos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Una de las provincias más afectadas por la suba de contagios es Santa Fe, que en el inicio de la semana ya había anunciado el colapso sanitario en Rosario y Rafaela. Luego de las últimas cifras, que se duplicaron en menos de 24 horas al pasar de 1618 casos el lunes a 3302 este martes, se registró su pico histórico de contagios, que va de la mano con la ocupación de camas de terapia intensiva que supera ampliamente el 90% en el sector público y en el privado. A raíz de estos hechos el gobierno de Santa Fe anunció una serie de restricciones que comenzará a regir desde la hora 0 del jueves. Además, este miércoles comenzó la suspensión de clases presenciales en tres de los departamentos más poblados de la provincia que ingresaron en la categoría de “alerta sanitaria” por la pandemia de coronavirus.

«En Santa Fe estamos en un momento de alta tensión sanitaria», alertó la ministra de Salud de esa provincia, Sonia Martorano. Consultada sobre la disponibilidad de camas UTI, señaló: «Tenemos camas de terapia aún, pero no las necesarias para afrontar esta situación pandémica compleja y dinámica».

Catamarca se encuentra en la punta del iceberg, y puede ser un reflejo de lo que podría llegar a ocurrir en el resto de las provincias. Desde hoy esta jurisdicción del noroeste argentino se convirtió en la primera sin camas UTI. El Hospital San Juan, uno de los más importantes, se encuentra sin plazas vacías, aunque por la mañana se informó que quedaba solo una cama disponible en el Hospital Carlos G. Malbrán, de la capital provincial.

Con datos relevados al 14 de mayo, un informe de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) ya había anunciado que la provincia estaba primera en faltante de camas con prácticamente el 100% de ocupación. El mismo documento advirtió sobre el colapso sanitario en Mendoza, Neuquén y la provincia de San Juan, cuya ocupación de camas es superior al 95% de ocupación. Como respuesta a esta situación, el gobierno catamarqueño ratificó la restricción para circular en la provincia en el horario de 20 a 6 y desde ayer sumó «la prohibición de funcionamiento de las actividades de locales gastronómicos y afines hasta el 26 de mayo», así como el funcionamiento de gimnasios, natatorios, escuelas de danzas y celebraciones de culto.

Neuquén también tiene su sistema sanitario al borde del colapso. Según el último reporte del Gobierno neuquino, la cantidad de personas con Covid activo es de 5863, lo que produjo que el porcentaje de ocupación de camas llegue al 99%. Días atrás, el gobernador Omar Gutiérrez anunció nuevas medidas de restricción hasta el viernes 21 de mayo ante la «preocupante» situación epidemiológica que atraviesa la provincia, entre las que incluyó la suspensión de clases presenciales.

La provincia de Santiago del Estero comenzó la semana con el 90% de ocupación de camas de terapia intensiva. En menos de 24 horas se aplicaron más medidas restrictivas como la reducción del horario de circulación en toda la provincia, y la suspensión del transporte público de pasajeros, y la suspensión total de las clases presenciales en la Capital, La Banda, las Termas de Río Hondo, Nueva Esperanza, Los Telares, Suncho Corral, Icaño y Villa Figueroa.

La Ciudad de Buenos Aires tiene una ocupación de las camas de terapia intensiva supera el 80 por ciento. En ese marco, sólo quedan disponibles 97 camas de terapia intensiva sobre un total de 500, ya que están ocupadas 403 plazas. Lo que representa una cama cada 31 mil habitantes de la Ciudad mientras que hace tan solo 30 días, el sistema de salud porteño reportaba una ocupación de camas de terapia intensiva del 64,6%.

En el AMBA ese número es más bajo, 76,20%, aunque esa tendencia puede revertirse tal como ocurrió durante la primera ola. A comienzos de la semana el gobierno bonaerense incorporó 250 nuevas camas de terapia intensiva y desde el viernes había adicionado 1565 trabajadores y trabajadoras de la salud, con el objetivo de descomprimir el sistema sanitario de la Provincia que conduce Axel Kicillof.

Otra de las provincias que se encuentra en situación expectante pero con un aumento sostenido de los contagios y la ocupación es Córdoba, que tiene 3753 camas disponibles (1796 en el sector público y 1957 en la salud privada) en toda la jurisdicción, de las cuales el 45% ya están ocupadas con pacientes críticos afectados por el Covid. Según cifras publicadas por el gobierno cordobés, el nivel de ocupación de camas críticas para adultos es del 44,9%, que representa 1484 personas internadas, de los cuales el 14,5% se encuentran con asistencia respiratoria. Cabe destacar que hace tan solo siete días, la ocupación de camas críticas llegaba al 36,5%. El presidente de la Sociedad de Terapia Intensiva de Córdoba, Andrés Peñaloza, advirtió que “el aumento en la ocupación de camas críticas en Córdoba se viene realizando de manera muy rápida, lo que podría causar inconvenientes en el sistema si supera el 70%”.
El gobierno de Juan Schiaretti habilitó suspensiones de clases presenciales en algunas localidades por el aumento de contagios, como en Colonia Bismarck, Monte Maíz y San Marcos Sud.

Con 352 nuevos casos de Covid en Santa Cruz, la provincia del sur argentino registra un total de 3319 casos activos y tiene una ocupación de camas UTI que llega al 52%. Pero la situación es realmente crítica en Río Gallegos, donde las camas de terapia intensiva ocupadas son el 88%, y El Calafate, con el 87%.

La situación en otras provincias, como Chubut, es expectante, y el crecimiento de casos ya empuja nuevas medidas restrictivas. El gobierno chubutense decidió aumentar los controles, ya que como lo advirtió el ministro de Salud, Fabián Puratich, «está prohibida la circulación nocturna, los encuentros deportivos y los eventos religiosos no pueden realizarse con más de un 30% de ocupación del ámbito donde se realicen”.