El sol, que se esperaba con ansias en el ingreso sobre la General Paz, fue el gran ausente de la jornada, pero eso no fue obstáculo para que la explanada de acceso se llenara de familias. “Mirá, má”, gritaba una nena asombrada frente al Argentinosaurus que da la bienvenida. Alrededor de las 11:50 comenzó la presentación audiovisual, con la presencia de varios funcionarios en el escenario principal, que dirigieron algunas palabras al público: Juan Manzur, Tristán Bauer, Fernanda Raverta, Daniel Filmus, Juan Cabandié y Jaime Perczyk, entre otros, que luego hicieron una recorrida por diferentes espacios. Pero los protagonistas de la jornada fueron las miles de personas que lentamente comenzaron a ingresar con su entrada digital almacenada en el celular, mientras artistas de Ciencia en Movimiento se entremezclaban con el público al ritmo de la música. “Por fin podemos volver a este lugar que nos hizo tan felices”, dice Carolina, de Parque Chacabuco, que trajo a sus dos pequeños hijos: Thiago, de 5 años, y Martín, de 9. “A él le puse ese nombre en honor a San Martín, así que imaginate lo feliz que me hace estar otra vez acá. Y a los chicos les encantan Zamba y todos sus personajes, me salieron buenos”, se ríe.

Este sábado reabrió Tecnópolis, bajo el lema “Cultivar lo humano”, en su décima edición, que se extenderá hasta el 12 de diciembre. A diferencia de otros años, durante 2021 la megaferia de ciencia y tecnología de Villa Martelli abrirá viernes, sábados, domingos y feriados de 12 a 20, con reserva previa de entradas gratuitas en la página web. Y aunque una leve lluvia cayó al mediodía sobre el parque temático, el público siguió llegando. Rápidamente, el armado de las filas se reorganizó para ingresar a los eventos bajo techo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No importa la lluvia, no importa nada. Lo único malo de Tecnópolis es que cierra durante las vacaciones de verano”, cuenta un padre de familia mientras ingresa al parque con su compañera y su pequeña hija de la mano, directo a ver a los dinosaurios. “Ya es un clásico, arrancamos con los dinos y cuando nos vamos, volvemos a pasar por acá”.

Foto: Victoria Egurza / Télam

Fue uno de los siete polos más concurridos, el de las Infancias. Allí los más pequeños volvieron a asombrarse con la “Tierra de Dinos” y descubrieron algunos secretos de la paleontología argentina, con especies como el Argentinosaurus Huinculensis, hallado en la provincia de Neuquén, o el Terópodo Neovenatórido, conocido como “Gualicho”, o un dinosaurio con plumas, entre otras especies.

Este año, la feria se organiza con ese y otros seis polos temáticos: el de la Industria y la Ciencia Argentina; el encargado de mostrar la cultura de nuestro país; uno dedicado a las Expresiones Urbanas; completándose con los polos Cultivar lo Humano, Desarrollo Sostenible y Humedal.

Natalia es maestra de quinto y sexto grado de una escuela porteña y vino junto con su marido y sus tres sobrinos. “A mí este lugar me emociona, y no porque simpatice con tal o cual gobierno, porque soy zurdita –advierte entre risas–, pero me encanta que exista este espacio tan ilustrativo de lo que está pasando”, dice a Tiempo mientras sale de la «Unidad Coronavirus», una de las novedades de este año. El lugar tiene un laboratorio científico e informa, con ejemplos simples, sobre prevención, contagio, inmunización y otros fenómenos de la crisis sanitaria. “Va a ser lindo traer a mis alumnos y alumnas, para que entiendan un poco más sobre la pandemia”, agrega.

Entre otros lugares preparados para estudiantes y público en general se encuentran un espacio del Conicet, que estimula a la vocación científica, y el espacio inmersivo para conocer las actividades de la Conae en materia de desarrollo espacial.

Avanza la tarde y la lluvia cesa. “Da la sensación de que las horas dentro del parque vuelan y cuando llega el cierre, te quedás con ganas de más”, dice Marina, de Lomas de Zamora, que avanza junto a su compañero y sus dos hijas por la calle principal de Tecnópolis, dispuestos a ser los primeros en llegar al escenario Juana Azurduy, donde en minutos comienza «El gran baile de Nina y Zamba en Tecnópolis». «Y después nos vamos a patinar a la pista», dice una de las nenas, que vino con rollers, apuntando al espacio de deportes sobre ruedas, en el Polo Expresiones Urbanas.

La jornada se completaría con un show de La Pipetuá; rap electrónico a cargo de Bhavi; la presencia de Attaque 77; y un cierre a cargo de Nico Sorín, con un espectáculo que revivió la historia de los diez años de Tecnópolis y homenajeó a sus más de 30 millones de visitantes.   «

LA AGENDA DEL DOMINGO

En el Microestadio, a las 14, comienza La asombrosa misión de Zamba y Yazy por el cuidado del ambiente + Canticuénticos (organizado por Pakapaka).

En el Escenario Juana Azurduy, a las 13 y a las 15: Bigolates de chocote. De 16:30 a 19:30, un recorrido por las fiestas nacionales y populares, con la presencia de Charo Bogarín, La Misteriosa Buenos Aires, el grupo Diableros Jujeños y el ballet Portal de mi País.

En la Plaza de las Infancias, a las 14 y a las 15: talleres de Hidroponia y Huerta. Y a las 16, 17 y 18 horas, el taller Hacelo sonar-Arte con descarte. La segunda jornada de Tecnópolis tendrá un cierre sorpresa.