Esta tarde las autoridades confirmaron 52 casos positivos de covid-19 en dos geriátricos de la ciudad de Buenos Aires, 40 de los cuales se registraron en un hogar de ancianos del barrio de Colegiales, mientras que los 12 restantes lo hicieron en otro establecimiento ubicado en San Cristobal. Todos los pacientes afectados fueron trasladados a centros de salud y ya se encuentran bajo tratamiento.

El primer caso positivo en la residencia de Colegiales, ubicada en la calle Céspedes 3165, corresponde a una de las trabajadoras del lugar y fue informado el 25 de mayo. Representantes del Ministerio de Salud realizaron una visita al geriátrico al día siguiente, realizando una investigación epidemiológica en el lugar. A partir de la misma se identificaron a los contactos estrechos del caso confirmado y los dos días siguientes se detectaron entre ellos otros cuatro casos sospechosos. En todos los casos también se trataba de empleados y no de pacientes. A todos se les realizó el test correspondiente para verificar si también encontraban infectados y fueron derivados para tratar de cortar la propagación del virus. Pero un día después aparecieron los dos primeros positivos entre los residentes, quienes también fueron trasladados a un centro de salud de acuerdo a sus necesidades de atención.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Finalmente las autoridades del geriátrico derivaron este fin de semana a 20 personas positivas y asintomáticas y el Ministerio de Salud trasladó a otras 16 personas que cumplían con el mismo cuadro. Permanecen en el lugar seis residentes negativos, que hasta el momento no presentan síntomas compatibles con el virus, y cuatro trabajadores. Esta tarde se procedió a solicitar la clausura sanitaria del lugar.

Mientras eso ocurría en Colegiales,  en el geriátrico San Francisco, de San Cristóbal, se detectaron 12 casos. Según informó el Ministerio de Salud porteño, el primer caso en esa institución se registró el 4 de mayo. Posteriormente se identificaron otros dos casos de posibles contagios por “contacto estrecho” con la primera persona infectada. Los hisopados realizados a ambas personas arrojaron como resultado un positivo y un negativo. El 27 de mayo el establecimiento comenzó a realizar controles preventivos de manera privada a parte de sus residentes y personal. Al día siguiente, notificaron un total de siete positivos, de los cuales tres eran residentes y cuatro empleados. Todos ellos fueron derivados a centros de salud porteños. Ambos casos confirman que los hogares para personas mayores son uno de los puntos débiles en la lucha contra el covid-19.

NOTICIA EN DESARROLLO