El diálogo entre la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, y la comunidad educativa porteña, está totalmente cortado. Al menos eso es lo que deja entrever la titular de la cartera con la última medida que tomó este lunes pasadas las 20. En la jornada en que se incrementaron las tomas de escuelas, la funcionaria PRO volvió a manifestar que “los adultos responsables de aquellos alumnos que participan de las tomas deberán responder por los daños que pudieran sufrir los estudiantes y los bienes escolares”.

Las declaraciones las realizó en el canal de noticias LN+ donde aseguró: “Estamos denunciando penalmente a las familias que están autorizando e ingresando con sus hijos a las escuelas que se tomaron”, afirmó la ministra. Por su parte, las familias de los diferentes establecimientos educativos, no descartan una respuesta legal contra la titular de la cartera de educación: «eso lo estamos analizando», aseguraron a este medio.

En el caso de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N° 2 “Mariano Acosta”, fueron demandados 8 padres y madres que “consintieron la participación de sus hijos en la toma”. La cartera educativa que conduce Soledad Acuña indicó que, “además, se está preparando una demanda civil para transferirles el costo correspondiente al pago de los sueldos a docentes y no docentes por cada día sin clases debido a la toma de la escuela”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El nuevo avance de Acuña contra la comunidad educativa ocurrió cuando el número de escuelas tomadas creció en las últimas horas. Hasta el lunes eran cuatro los establecimiento educativos tomados: el Mariano Acosta, la Escuela de Cerámica N° 1 de Almagro, «el Lengüitas» y la Escuela N° 14 Federico García Lorca; y en otras escuelas las y los estudiantes realizan un pernocte nocturno sin suspensión de clases. Algo está claro, en las próximas horas las tomas de escuelas se incrementarán.

Este martes las y los estudiantes tomarán la Escuela Nini Marshall DE 20, un secundario orientado a Comunicación y Tecnicatura en Teatro, que funcionó en un inmueble alquilado sobre la calle Pieres 258, en Villa Luro. El gobierno acondicionó una propiedad y la trasladó la calle Oliden 1245 de Liniers; es un edificio antiguo que fue refaccionado, pero no es una escuela nueva, no agregaron más matrículas y además tardaron años en hacerla.

Hace años que la comunidad educativa reclama el nuevo edificio y la gestión de Rodríguez Larreta se niega a escucharla. La toma de este establecimiento educativo comenzará a partir de las 11:30: “qué venga a buscarme Larreta y Acuña con la denuncia penal”, cuenta a Tiempo Alberto, papá de una estudiante de esa escuela artística. “Las familias estamos todas de acuerdo con el reclamo de nuestros hijos. El ministerio de educación nos quiere hacer firmar un documento haciéndonos responsables de las tomas que realizan nuestros hijos, y obviamente nadie va a firmar ese papel”, adelanta Alberto.

“Es una barbaridad lo que hace la ministra. Tiene que cumplir con las leyes, que garantizan la participación y la organización estudiantil. En vez de construir canales de diálogo busca estigmatizar a les estudiantes y profundizar el conflicto”, señaló a Tiempo la diputada porteña Maru Bielli, quien además es la vicepresidenta de la comisión de educación de la Legislatura.

Esteban, padre de un estudiante que asiste al mariano Acosta, afirma que “hay una clara persecución a estudiantes que ahora se extiende a las familias de la comunidad educativa. Hace muchos años que los chicos vienen trabajando y reclamando por sus derechos y la ministra jamás los quiso recibir”. Esteban confirmó que él no fue denunciado sino las madres y padres de los chicos y chicas que ponen la cara en los medios y que fueron elegidos por sus compañeros como representan antes estudiantiles. “La ministra está decidida a seguir atacando cada vez más a las escuelas públicas, a los maestros y ahora a las familias, es muy claro el objetivo que persiguen, que es terminar con las Escuelas Normales y con la escuela pública como un espacio de crecimiento social”, suma Esteban. “El derecho a manifestar que es constitucional está avasallándose de la peor manera, primero contándoles la luz a los pibes para que abandonen la escuela, denunciando penalmente a los padres y cada una de las declaraciones violentas de la ministra”, termina.

Antecedentes de denuncias de Acuña a familias

En 2018, la ministra Soledad Acuña denunció a unos 43 padres y madres imputados por de diferentes establecimientos educativos. En ese momento hacía apenas dos años que estaba al mando de Educación y los hechos no se mediatizaron como ahora, dado que el contexto social era otro. Dos de los hechos denunciados sucedieron en la Escuela Superior de Educación Artística en Artes Visuales «Rogelio Yrurtia», en junio y octubre de ese año. Otro tuvo lugar en la Escuela Normal Superior N°1 «Presidente Roque Saenz Peña», también en junio. Ese mismo mes, un grupo de alumnos tomó la Escuela Normal Superior N°6 «Vicente López y Planes». El Mariano Moreno sufrió dos hechos, en junio y agosto. Y los dos últimos casos tuvieron lugar en la Escuela Técnica de Jardinería Cristóbal M. Hicken, en noviembre, y la Escuela Normal Superior N° 5 «Martín Miguel de Güemes», en octubre

Fue el fiscal Carlos Rolero Santurian el encargado de comenzar a citar a los padres de los chicos que realizaron las tomas de colegios. Los culpó por no haberles impedido y los hace responsables de las medidas. En principio, la imputación es una contravención por impedir el ingreso o salida de lugares públicos o privados. Pero, en algunos casos, la figura penal podría cambiar. Así, el Gobierno porteño buscó sentar jurisprudencia para evitar futuras tomas en escuelas públicas.

Acuña agregó que los estudiantes que sostuvieron las tomas “van a tener que recuperar cada día de clases que pierden, dejan de tener la posibilidad de participar de otras prácticas educativas, otras series estudiantiles y salidas pedagógicas; pierden todo ese tipo de beneficios; y obviamente, al perder días de clases, pierden oportunidades de aprender e instancias de recuperación”.

Finalmente, desde la agrupación Cooperadores en movimiento se sumaron al repudio. A través dd un comunicado, expresaron «solidaridad y apoyo a los justos reclamos del movimiento estudiantil; repudio a las amenazas a la Comunidad Educativa por parte de distintos funcionarios del Gobierno de CABA; y «desagrado a las agresiones verbales de la Ministra, Soledad Acuña».