El pasado viernes, el Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas debutó con el pie derecho. Para conmemorar los 80 años de prohibición del cannabis, el FOCA organizó el primer panel de especialistas que analizaron las distintas dimensiones del prohibicionismo del cannabis. El evento tuvo lugar en el Anexo de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y la sala estuvo llena.

“En 1937, la Oficina Federal de Narcóticos de Estados Unidos presentó la ‘La ley de Tasación de la Marihuana’, que permitía gravar un impuesto sobre la venta de cannábis y por la que los infractores podían ser sancionados con una multa o penas de prisión. Siguiendo con esa línea, las empresas algodoneras, tabacaleras y farmacéuticas, junto con los medios de comunicación, empezaron una dura campaña contra el cannábis”, señalaron los organizadores a través del comunicado difundido al inicio del encuentro.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El debate fue abierto por el ingeniero agrónomo Diego Bertone y por Diego Meneses, integrante de Proyecto Cáñamo Argentina y miembro de FOCA, quienes explicaron el recorrido del cáñamo industrial en nuestro país.

Según los expertos, la prohibición llegó a la Argentina de la mano del Plan Cóndor, en 1976, cuando se registra la última producción industrial de la planta, cuya fibra se utilizaba para producir, entre otras cosas, alpargatas para los peones del campo.

“Argentina fue un país productor de cáñamo y debe volver a serlo. Sembrar cánnabis, es sembrar salud. Lo tóxico es la ley 23.737”, señaló Bertone.

Más tarde llegó el turno de Fernando Lynch, antropólogo y autor de libros vinculados a la temática. El especialista señaló que el prohibicionismo tiene distintos ejes, entre ellos el religioso.

También estuvieron presentes Alejandro Corda, abogado, docente, investigador, integrante de Intercambios Asociación Civil; Mariana Souto Zabaleta, especialista en Políticas de Drogas, doctora en Ciencias Sociales (FLACSO Argentina), quienes expusieron las consecuencias que acarrea el prohibicionismo en los tiempos que corren.

Al final de la jornada, llegó el turno del testimonio de Adriana Funaro, canabicultora detenida en febrero pasado por cultivar cannábis para producir aceite medicinal para una niña que padece epilepsia refractaria. Funaro explicó al auditorio los detalles del procedimiento en su contra, las consecuencias del allanamiento a su casa de Ezeiza y la decisión de la Justicia de dictar su falta de merito y sobreseerla.

Por su parte, Nicolás Milione, miembro de Acción Cannábica, una de las agrupaciones que integra el Frente de Organizaciones Cannábicas Argentinas, destacó que “la jornada informativa fue todo un éxito. Estamos muy felices de poder ser parte del FOCA y de haber llegado con información a mucha gente sobre un tema tan importante y que nos afecta como ciudadanos”.