El hombre que el miércoles fue detenido luego de arrojar una bomba molotov contra uno de los paredones de la residencia presidencial, en la localidad bonaerense de Olivos, fue sobreseído luego de que una pericia psiquiátrica determinó que es inimputable, informaron hoy fuentes judiciales.

El juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, sobreseyó al imputado luego de que el Cuerpo Médico Forense (CMF) remitiera un informe en el que se diagnosticó que padece un “síndrome delirante persistente”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Voceros judiciales agregaron que también se constató que el imputado presenta antecedentes psiquiátricos y que fue paciente del hospital neuropsiquiátrico Borda.

A raíz de la Ley de Salud Mental, Mirabelli sobreseyó al acusado –cuya identidad se reserva luego de esta resolución judicial-, y lo puso a disposición de un Tribunal de Familia.

El hecho ocurrió cerca de las 6.30 del miércoles sobre uno de los paredones de la residencia presidencial, en la calle Malaver 1.350, pocas horas antes de que la quinta fuera rodeada por patrulleros de la Bonaerense en el marco de las protestas policiales.