El rector de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, Leandro Rodríguez, informó sobre una medida cautelar que instaba a la institución a reinstalar a un docente -acusado por actos violentos-, a su puesto de trabajo ya que era un delegado gremial y no podían expulsarlo. 

En un comunicado el rector informó que existía una medida cautelar para reinsertar al docente, quien adujo problemas de salud, a su función habitual, aunque haría tareas pasivas en otras áreas de la UBA. Además pidió que los alumnos reconsideraran la medida porque “van en contra” de la Justicia. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los estudiantes del Colegio, después de convocarse en asamblea, decidieron realizar la toma “por tiempo indefinido”. En abril de 2016 ya pedían su apartamiento del cargo y la UBA, a través del mismo rector, había abierto los sumarios, en donde constaba la acusación por el Centro de Estudiantes. 

Se trataba de dos preceptores –Héctor Mastrogiovanni y Fernando Jodara- acusados de “actos violentos”, al forzar y agredir a alumnas en 2007. El presidente de la FUBA, Julián Asiner, había denunciado en esa oportunidad que “Mastrogiovanni y Jodara cuentan con la protección de la burocracia sindical de UTE-CTERA y el rectorado de Barbieri.” 

Esa permanencia de ocho días, en 2016, fue resuelta y a pesar de los sumarios, Mastrogiovanni “fue ascendido al cargo de regente del turno tarde, subregente del turno noche y secretario de contraturnos”, según habían explicado los estudiantes. 

Al momento, se pidió a los estudiantes que reflexionaran sobre la medida para “velar por el bienestar de los estudiantes” y asegurar los controles sobre el cumplimiento de tareas en el edificio.