El cura Sergio Capoccetti sorprendió a San Javier, la ciudad santafesina de 16 mil habitantes de la que es referente, al menos entre la importante cantidad de fieles que concurren a su iglesia.

“Queridos amigos y amigas, ¿alguien puede prestar $5.000 para la parroquia? Devuelvo en 15 días. No llego con mis obligaciones”, escribió Capoccetti en su cuenta de Facebook y hay que decir que, por lo que se deduce de los comentarios del posteo, no tuvo gran recepción para solucionar su problema. Allí sobresalen las opiniones de sorpresa, la voluntad de algunos de ayudar pero no tener los recursos necesarios, la exigencia de otros de que la plata se la dé el intendente de San Javier, etc. Sólo un seguidor le propone a Capoccetti hablar por privado para terminar con el tema.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Consultado por los medios santafecinos, el cura explicó que “la necesidad era grande y en verdad no llegaba para cubrir los gastos comunes de la parroquia y más si tenés un albañil que te está haciendo un trabajo y los viernes quiere cobrar. Yo quiero cumplir con todo cuando pido un servicio: ya sea con quien limpia el templo todos los días o la persona que mantiene la casa parroquial y quiero pagarle lo que debo pagarle y en su justo momento”.

El cura Capoccetti habla en pasado porque finalmente cree haber encontrado quien le preste el dinero: “El senador José Ramón Baucero prometió colaborar a través del Programa de Fortalecimiento Institucional. También una persona conocida de Santa Fe que me llamó y me sorprendió, además de un par de personas de nuestra comunidad que se comprometieron a prestar el dinero. Movimos un poco el árbol y cayeron algunos frutos”, concluyó el párraco, bíblicamente.