No fue una jornada más en las escuelas públicas. Luego de un nuevo paro docente en rechazo a la represión del domingo por la noche, en distintos establecimientos padres, alumnos y maestros llevaron adelante abrazos simbólicos a las escuelas.

Todo se enmarcó en defensa de la educación pública, en apoyo a los reclamos por un salario digno y una paritaria nacional, y, sobre todo, en rechazo al ataque que recibieron los docentes en la Plaza de los Dos Congresos, bajo la lluvia del domingo, cuando intentaban instalar una escuela itinerante, que finalmente fue levantada hoy.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la Escuela Nº30 Granaderos de San Martín, en Palermo, la comunidad educativa se reunió a la hora del ingreso de los alumnos para el abrazo. Hubo aplausos en apoyo en apoyo a los maestros. “Una red de hilos y lanas de distintos colores simbolizan la unión humana y desde el corazón, más allá de las diferencias que todos podamos tener, proponemos unirnos por la No violencia y en apoyo a la educación pública”, dijeron desde la asociación cooperadora del establecimiento.

También hubo abrazos en la escuela República de Colombia, en Boedo, al igual que en la Escuela de Educación Media 3 del Bajo Flores, donde estuvo presente Eduardo López, secretario gremial de CTERA.

En la escuela Blas Parera, en el barrio de Palermo, padres y maestros rodearon el edificio y pegaron carteles en la puerta. “Yo defiendo la escuela pública”, decía uno de ellos. En el Mariano Acosta el abrazo fue de padres y alumnos a los maestros.

Y así como hubo expresiones de apoyo y solidaridad en la Ciudad de Buenos Aires, también los hubo en la Provincia. Estudiantes, docentes y no docentes de la Escuela de Música Popular de Avellaneda también definieron realizar un abrazo por la educación pública. Lo mismo ocurrió en la Escuela Primaria Nº1 de Merlo y en las Escuelas de Arte y Estética de Berisso.

Son sólo algunos ejemplos de la jornada, que se extendió en escuelas de todo el país. Y que muestra la unidad de los docentes y las familias, de toda la comunidad educativa, en la defensa de la educación pública y la lucha de los maestros.