Un joven denunció a través de las redes sociales que no pudo donar sangre en el Hospital Garrahan por ser gay. Según reclamó, al tener relaciones con otro hombre pertenece a un grupo con «alta prevalencia de transmisión de VIH». Esto sucedió a pesar de que una resolución del año 2015 quitó del cuestionario las preguntas referidas a la orientación sexual.

De esta manera, Fernando de 21 años reveló que, si bien la resolución 865/2006 de la ley Nacional de Sangre (Nº 22.990) se modificó, la discusión sobre cómo lograr un equilibrio entre un cuestionario eficiente para obtener sangre segura y no caer en la discriminación no está terminada.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Mediante su cuenta de Instagram, el joven publicó: «El viernes 27 de diciembre fui al Hospital Garrahan con la voluntad de donar sangre pero me encontré con la triste realidad de que hoy, a horas de meter un pie en 2020, un hombre homosexual no puede donar porque es considerado factor de riesgo».

«Por motivos que no vienen al caso -continuaba el posteo- sé perfectamente que soy una persona apta para donar y, aún así, en la entrevista me descartaron completamente la chance de hacerlo: porque si sos varón y tuviste relaciones sexuales en los últimos 12 meses con otro varón, no podes donar», relató.

Por otra parte, expresó: «Deberían hacer hincapié en conductas de riesgo porque cualquier persona, hombre o mujer, puede tener una enfermedad de transmisión sexual. Lamento haber pasado por ese momento incómodo y triste, y que todavía sigan existiendo instituciones que nos excluyan violentamente».

Hasta 2015, la normativa mencionada contenía un cuestionario que dejaba excluir a donantes que hubiesen tenido relaciones homosexuales, entre otras variables. Sin embargo, ese mismo año, se cambió la resolución y se quitaron de la encuesta las preguntas sobre la orientación sexual.

De igual manera, el escrito  en el artículo 2 advierte que «dada la complejidad del proceso de calificación de donantes de sangre de bajo riesgo es necesario tener en consideración datos epidemiológicos y la evidencia científica disponible, en el país y/o la jurisdicción».