Diego Parisotti, quien iba en la moto junto al joven que murió tras ser atropellado y arrastrado durante 12 cuadras por un cabo del Ejército Argentino en Mar del Plata, aseguró hoy que el conductor que mató a su amigo “no frenó nunca”.

En declaraciones a la radio AM LU6 de Mar del Plata, Parisotti expresó que escuchó “un auto que aceleraba y chocaba con la moto e impactó con el cuerpo de mi amigo”, y agregó que el conductor “no frenó nunca” cuando embistió a Nahuel Barragán.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No entendía que pasaba porque no lo veía a Nahuel, el conductor del auto no frenó nunca, siguió su recorrido como si nada hubiera pasado”, aseveró el joven.

“Recuerdo que nosotros caemos (de la moto) porque tocamos el cordón y, cuando estábamos reponiéndonos de la caída con la ayuda de un chico que anda por ahí en bicicleta, ocurrió este desastre”, relató.

El hecho ocurrió el domingo alrededor de las 4 de la madrugada cuando Nahuel Barragán iba abordo de una moto junto Parisotti y en la intersección de la avenida Colón y la calle 190 fue embestido por un Peugeot 206 color rojo que manejaba el suboficial Yonatan Maurette, de 29 años.

Como resultado de este choque, el acompañante de Barragán sufrió varias heridas, mientras que la víctima fatal fue arrastrado durante 12 cuadras por el auto hasta la casa de Maurette, que entró a su domicilio para dormir.

Por la mañana, unas cuatro horas después del accidente, gracias a la denuncia de un canillita que pasaba por el lugar, el personal policial de la comisaría 12° fue hasta el lugar y encontró el cuerpo de Barragán debajo del auto.

Según trascendió, Maurette continuaba alcoholizado cuando fue despertado por los policías, que le realizaron el test de alcoholemia que dio positivo, aunque no trascendió el porcentaje.

El Ejército afirmó ayer en un comunicado que “condena y repudia” lo ocurrido e informó que iniciaron “las actuaciones administrativas” que podrían finalizar “con la separación de la fuerza” del suboficial “con grado de cabo”, que presta servicios en el Grupo de Artillería Antiaérea 601, con asiento en Mar del Plata.

Hoy desde el Centro de Operaciones y Monitoreo informaron que ya pusieron a disposición de la Fiscalía “todas las imágenes captadas -antes y con posterioridad- en relación al accidente vial registrado”, como también otras cámaras de la zona.

“Pienso que tiene que pagar lo que tiene que pagar. Y espero que viva muchos años y que sepa que mató a una persona”, concluyó Parisotti al pedir justicia por la muerte de su amigo.