Cada concierto, cada show, cada canción que suena perfecta desde el escenario es también responsabilidad de técnicos, sonidistas, jefes de escenarios y plomos que durante estos meses de pandemia pasaron momentos difíciles ante la inactividad obligada.

“Entendimos perfectamente por qué no podíamos desarrollar nuestra actividad. Pero es hora de que empecemos a pensar cómo puede volver nuestra actividad”, dice a Tiempo Argentino, Alejandro Avalis, jefe técnico.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Él es uno de los tantos técnicos que este miércoles realizan una actividad ante el Congreso para visibilizar la actividad y la problemática que hoy los atraviesa. “Esta movida empezó a gestarse hace dos meses y medio porque en un grupo grande de técnicos que cumplen diferentes actividades empezamos a darnos cuenta que el streaming era una opción válida pero que tenía poco acceso y por lo tanto generaba poco trabajo”, detalla

El slogan del encuentro de técnico (histórica como organización) es “Por la vuelta al trabajo”, y según Avalis fue pensado así porque lo que buscan es generar protocolos para volver a trabajar con todos los cuidados.

“Los técnicos estamos en la primera línea de contacto, por supuesto no al nivel de los trabajadores de salud, pero somos los que estamos en el medio, llegamos primero, nos vamos últimos, por lo que estamos totalmente de acuerdo en trabajar bajo protocolo, por eso queremos trabajarlo para pensar en la reapertura y vuelta al público”, afirma. “Es visibilizar un sector importante del rubro de la industria del espectáculo que muchas veces no se visibiliza, que muchas veces no queda muy claro quien lo hace. Ahora también queremos que haya conciencia social en todas las patas de la mesa, es clave que además todo el mundo tenga conciencia, respete los protocolos y no se extralimite porque estamos con el virus circulando y todo nos puede hacer retroceder”, dice el técnico.

Los streaming fueron una prueba de fuego y también una experiencia a la hora de pensar protocolos parten de los que se usaron en esos recitales que se realizaron en forma virtual en los últimos meses. Tienen que ver fundamentalmente con el ingreso y egreso de la gente y la ubicación dentro de las salas.

“Hoy estamos muy atentos a este protocolo que se elaboró para los teatros. Queremos ayudar a pensarlos desde nuestra actividad, hay que implementarlo en la práctica, si se cumple o no, y la responsabilidad es de todos nosotros. Creo que hemos aprendido más de la pandemia en el trabajo de elaborar los protocolos que por otro lado”, enfatiza.

Los técnicos pasan horas enteras armando un concierto, probando instrumentos, ubicando luces, pensando la disposición de los escenarios y en la puesta en escena. Desde lo emocional, también estos meses de inactividad fueron difíciles para los trabajadores.

“En mi caso, fueron ocho meses que pasé por varias sensaciones. Los primeros meses era comprensible que la actividad no tenía posibilidad de retomar pronto, los meses subsiguientes abocamos el tiempo a los protocolos y actividades para volcarlas a grupos de técnicos. Armamos un canal de Youtube con tips para los técnicos más jóvenes, pero después se hizo más duro porque se juntó lo económico con las ganas de volver a hacer lo que a uno le gusta y lo que uno sabe”, cuenta Alejandro Avalis.

Es la primera vez que los técnicos se unen para generar una actividad de estas características. Resaltan que no es una protesta, es simplemente una visibilización. “Formamos parte de una actividad ligada a la cultura, ligada al espectáculo, necesitamos del músico y el músico de nosotros Estamos todos en la misma situación, la dinámica de estos meses de pandemia fue muy grande y tampoco queremos reclamar a nadie, no hay ninguna intención, queremos decir que estamos vivos, y visibilizarnos”.

“Cuando hice la primera actividad streaming fue muy emocionante, sobre todo por encontrarte de nuevo con los instrumentos, volver a montar con la gente que prácticamente forma parte de una familia en una situación normal porque vivimos de gira. O volver a escuchar los ruidos que están incorporados en la memoria. Pero cuando finalizó la actividad, nos dimos cuenta que la realidad nos demostraba que un streaming que paleaba un poco la necesidad de volver a trabajar, desde lo económico es más chica. Pensamos que era necesario volver a nuestro trabajo con el público lo que pasa en el escenario es importante, es motivador cuando se apaga la luz del estadio y escuchás al público. Eso no lo volvimos a experimentar”.

Los técnicos se encontraron el miércoles a las 18.30 en la Plaza de los dos Congresos, con distanciamiento social, barbijo y alcohol.