Después de que el debate parlamentario abriera un camino sin vuelta atrás sobre la despenalización del aborto a nivel nacional, en una escuela pública de San Miguel del Monte, de la provincia de Buenos Aires, la directora de una secundaria sorprendió con la agresión e insultos a los alumnos y alumnas que portaban sus pañuelos verdes. El hecho terminó con la denuncia de una madre y con la publicación de una carta con la firma de padres  dirigida a la inspectora del establecimiento.

El viernes 11 de mayo, a la entrada del turno tarde de la Escuela estatal de nivel medio y rural, de Educación Secundaria Nro, 1 “Crucero General Belgrano” (Rojas y Belgrano, San Miguel del Monte, Buenos Aires), la directora Silvia Ocampo les gritó a los alumnos y las alumnas que llevaban el pañuelo verde, acorde a la campaña nacional por la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según la carta de denuncia presentada este lunes por los padres y madres de alumnos, consta que la directora Ocampo les prohibió llevar los pañuelos a través de un “comunicado” y amenazó con quemárselos, después de gritar que “el pañuelo se lo sacan y se lo pueden meter por la parte de la anatomía que más les guste”. La denuncia expresa: “Después de esta amenaza los alumnos procedieron a sacarse el pañuelo, la Sra. Ocampo saludó y pidió que pasaran a las aulas. Se reitera que estos dichos desafortunados, bañados de amenazas e insultos, se realizaron frente a todo el alumnado, agraviando, exponiendo, humillando y maltratando a quienes llevaban el pañuelo puesto.”

En charla con Tiempo, la mamá de dos estudiantes afectadas, Carolina Ortíz Maldonado, explicó la situación que implica a la directora y rescata el compromiso por el debate que tuve el grupo de adolescentes. “Acá en el pueblo hay una forma de vivir distinta que hay en la Ciudad. El hecho en sí es para nosotros un abuso de autoridad. Pero otro tema es del pañuelo y la libertad de expresión de los alumnos. Ellos lo hicieron de forma pacífica. Lo que queremos es que no maltraten a los chicos. Eso también genera un debate sobre adolescencia y el debate.”

Ese viernes para Ortiz Maldonado era especial. “Era el cumpleaños de mi hija. Ella desde el colegio me mandaba mensajes y decía que le estaban haciendo sacar el pañuelo. Yo no sabía cuál era el contexto, no podía ir porque estaba armando su fiesta. Ella volvió con sus compañeros y el 90% del cumpleaños fue conversar sobre lo que había pasado en la escuela. La directora dijo que iba a emitir un comunicado, cuando en realidad empezó insultando a ‘quienes no se saben ni lavar las patas pero que andan con un pañuelo verde’, que era ‘una apología de asesinato’ y que si ‘sus madres hubiera abortado ellos no podía usar el pañuelo’. Dijo que en la Constitución Nacional el aborto es un delito, que si no se lo sacaban lo iban a gritar, intentando causar el terror entre los chicos.”

Cuenta además que los chicos se los fueron sacando, algunos y otros no, y les volvió a gritar. Después de esto Ocampo hizo que volvieran al aula. Hizo un recorrido por las aulas, cuando los alumnos le preguntaron por qué gritó y dijo: “Porque estas pendejas más chicas son unas quilomberas”, refiriéndose al alumnado. 

“Me quedé shockeada, mis cuatro hijos fueron a ese colegio. Pero los escuchaba a ellos hablar en el cumple, no estábamos enojadas sino que no sabíamos qué pensar. Hice un posteo por Facebook relatando mi sensación y lo que había pasado, expresando que eso estaba mal. Lo grave es que tenía 150 mensajes, 140 repeticiones compartidas, la habían compartido en medios locales, internas del pueblo y estaba en todos los grupos. Se armó un debate que llegó a Cañuelas, Lobos y Navarro. Los comentarios afirmaban también otras denuncias contra la directora, incluso de agresiones físicas a otros estudiantes. Me di cuenta de que había comentario por parte de ella xenófobos e inadecuadas.”, contó la madre. 

Después de todo, Carolina redactó la carta, algunos padres la firmaron y otros tenían miedo a las represalias. Habló con la inspectora, de quien había recibido un mensaje privado. Le pidió una entrevista, acordaron la cita y se presentó con otros papás. “Nos dijo que ya había hablado con la directora, que afirmó que ‘todos sus dichos eran ciertos’ y que lo podíamos dejar así porque ‘ya había pedido disculpas’.

Después de 48 hs de investigación, los padres y madres esperan la respuesta, mientras sus hijos declaran lo sucedido, aunque muchos de los padres trabajan en ruralidad y no pueden asistir, “el tiempo de investigación es corto y hay temor a quedar como un loco o quedar marcado” en el pueblo.

Una de sus hijas ya declaró. Carolina estuvo presente, acompañándola. Doce papás firmaron la carta y la causa permanece abierta abierta hasta este jueves.

“Nosotros queremos que esto no pase nunca más”, completó Carolina.

Leé la carta completa 

Sra. Inspectora de Nivel Secundario DGCyE,

Sra. María Giribaldi s/d,

Por la presente nos dirigimos a usted para denunciar los hechos ocurridos el viernes 11 de mayo del presente año, a la entrada del turno tarde en la Escuela de Educación Secundaria n° 1 “Crucero General Belgrano”.

En el inicio de la jornada, al momento de la formación antes de ingresar a las aulas, la Directora de dicha escuela, Sra. Silvia Ocampo, se dirige a los alumnos para transmitirles lo que ella llama un “comunicado”. Firme y elevando cada vez más el tono de voz y mirando especialmente a los alumnos que llevaban un pañuelo verde en el cuello (correspondiente a la Campaña Nacional por la Ley de interrupción voluntaria del embarazo) expresa lo siguiente:

(Estos dichos son recuperados del testimonio de alumnos de la Institución que estaban presentes en ese momento)

“Parece que hay personas que no se saben ni lavarse los pies y esos son los vivos que vienen con el pañuelo verde colgado alcuello”. “No pueden llevar el pañuelo porque en la Constitución argentina dice que está prohibido y el aborto es ilegal”. A medida que va avanzando su “discurso”, va gritando progresivamente, con un tono amedrentador.“Ustedes no llevarían el pañuelo si los hubiesen abortado”. “No vamos a permitir manifestaciones de asesinos”. “Acá tenemos que respetar la ideología de todos y no pueden llevar el pañuelo”. “El pañuelo se lo sacan y se lo pueden meter por la parte de la anatomía que más les guste”. Se destaca que si bien dirigía estas palabras a todo el alumnado, las decía mirando especialmente a las alumnas y alumnos que llevaban el pañuelo. Para finalizar, agregó: “se sacan el pañuelo ya mismo, y si no se lo sacan o lo vuelven a traer se los voy a quemar”.

Después de esta amenaza los alumnos procedieron a sacarse el pañuelo, la Sra. Ocampo saludó y pidió que pasaran a las aulas.Se reitera que estos dichos desafortunados, bañados de amenazas e insultos, se realizaron frente a todo el alumnado, agraviando, exponiendo, humillando y maltratando a quienes llevaban el pañuelo puesto.

Según el acuerdo institucional de convivencia del establecimiento, bajo el título “Derecho de los alumnos”, dice: “tendrán derecho a: ser respetados en su libertad de conciencia,” y a “ser protegidos ante toda agresión física, psicológica y moral”. En este punto hacemos hincapié para realizar esta denuncia.

Dado el carácter laico de la educación pública de gestión estatal, la escuela pública no confronta con las ideas religiosas, no promueve el ateísmo ni el agnosticismo, simplemente privilegia la construcción de un cocimiento colectivo, autónomo y científico que incluya a todos los hombres y mujeres por igual, evitando esta forma toda discriminación religiosa, racial o cultural. Consideramos que los dichos de la Sra. Directora constituyen abuso del poder que le confiere su autoridad, discriminación y maltrato moral y psicológico, con todas las derivaciones que esto puede implicar, como humillaciones, exposiciones, etc.Entendemos que estos hechos son sumamente graves, por lo que resulta inadmisible que sean pasados por alto ya que atentan contra la integridad de los menores involucrados en el hecho.

Por lo tanto, los abajo firmantes solicitamos que las autoridades competentes tomen las medidas que correspondan para garantizar la laicidad de nuestra educación pública y se respeten los derechos de todos los estudiantes de la institución.

A la espera de una pronta respuesta y resolución, saludamos cordialmente.