Cerca de las 18 comenzó a llegar mucha gente portando carteles, banderas y remeras, pidiendo por Justicia, no sólo por Lucas sino también por muchos otros casos de gatillo fácil y violencia institucional. La convocatoria realizada por la familia del muchacho asesinado llamó a llamaron a movilizarse ante los tribunales, en Talcahuano 550, portando una vela. Pidieron asistir sin banderías políticas.

“Que esto no pase más, que no pase un Lucas más. A mí no me importa la política, a mí me importa hacer justicia por mi hijo porque ya no lo tengo”, había dicho el padre del joven al convocar a la marcha, en una conferencia junto a su abogado, Gregorio Dalbón.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

NOTA EN ELABORACIÓN