La del domingo fue la celebración de San Cayetano más importante de los últimos años. Decenas de miles de personas se concentraron y peregrinaron durante horas en reclamo por trabajo, en un año signado por el desempleo, el ajuste y la inflación. Un dato confirma el cambio de escenario respecto a los años anteriores: más de un 20% asistió por primera vez.

El dato fue arrojado por un informe del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM), en base al relevamiento en 72 parroquias y organizaciones barriales de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Santa Fe, Gran Rosario, Córdoba y Mendoza. El 80 % de las iglesias e instituciones reconocieron que “la presencia de entre un 35 y un 45 % más de personas que durante la celebración del 2015”, sostiene el estudio. Y según el trabajo, el número de fieles que viajaron este año a la fiesta religiosa en honor del Santo Patrono de la Providencia con epicentro en Liniers fue “la más alta que se registra desde 1991”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El sondeo de la entidad de estadísticas arrojó otro dato: el 23,5 % de los fieles lo hizo por primera vez. De ese porcentaje, siete de cada diez fueron para pedir por la preservación de su fuente laboral o para pedir trabajo. Respecto al total, sólo el 12% asistió como un simple ritual “para que no le falte pan y trabajo a su familia”.