La ministra de Salud Carla Vizzotti confirmó este miércoles en conferencia de prensa que el plan nacional de vacunación ya está en condiciones de avanzar con la combinación de distintas vacunas y asegurar, de ese modo, la administración de segundas dosis. “Agosto será el mes de las segundas dosis”, aseguró la funcionaria.

Los ensayos de combinación de vacunas realizados hasta el momento tanto en la Provincia de Buenos Aires como en la Ciudad arrojaron resultados promisorios. Por tanto, se confirma la posibilidad de intercambiar dosis de Sputnik V con las vacunas de AstraZeneca y Moderna.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Flanqueada por los ministros bonaerense y porteño del área, Nicolás Kreplak y Fernán Quirós, Vizzoti informó sobre las conclusiones satisfactorias de esos ensayos de combinación, y explicó que las personas que hayan recibido el componente 1 de la vacuna rusa podrán optar por esperar el arribo del componente 2 –precisamente hoy desde Rusia aseguraron que los retrasos de las partidas de la segunda dosis se resolverán durante este mes, duplicaron la capacidad de producción– o bien aplicarse en forma voluntaria dosis de AstraZeneca o Moderna para completar sus esquemas, estrategia que comenzará a implementarse este jueves.

Contó también que los estudios, que coordinan el Ministerio de Salud y el Conicet, seguirán adelante, con alrededor de 1800 voluntarios, y que las pruebas locales tienen el respaldo de muchas experiencias de intercambio de vacunas que se están realizando en otros países. Cuando la de CanSino se sume a la canasta de vacunas que se aplican en el país, también se integrará a los ensayos de inmunogenicidad combinada. Por el momento, la vacuna de Sinopharm no forme parte de los estudios combinados porque hay cantidad suficiente para completar los esquemas iniciados.

Vizzotti reiteró que la semana que viene se liberaría un millón de dosis del componente 2 envasadas en los laboratorios Richmond, a la espera de que se normalice la provisión desde el Instituto Gamaleya.

Y repitió lo que considera el objetivo “ de mínima” del plan de vacunación, “que esperamos superarlo y por mucho”: llegar al 1° de septiembre con el 60% de los mayores de 50 años con las dos dosis, “que nos va a dar una tranquilidad muy grande en términos de baja de la tasa de internación y hospitalización”.