Los talibanes anunciaron este martes una amnistía general en Afganistán y prometieron respetar los derechos de las mujeres según las reglas islámicas, en un intento por convencer a la población de que han cambiado luego de que multitudes intentaran abandonar el país.

Tras conquistar casi todo Afganistán en una ofensiva relámpago, los talibanes han buscado mostrarse como más moderados que cuando gobernaron e impusieron un régimen brutal, entre 1996 y 2001, pero muchos afganos desconfían.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Personas de más edad recuerdan la visión islámica ultraconservadora del grupo, que impuso restricciones y castigos a las mujeres, como lapidaciones, amputaciones y ejecuciones, hasta ser derrocados por una invasión liderada por Estados Unidos.

Aunque no ha habido informaciones de grandes abusos en la capital, Kabul, que cayó esta semana, los talibanes patrullan ahora sus calles, y muchos afganos permanecen en sus casas luego de que los rebeldes liberaran a miles de presos.

Las mujeres han expresado sus temores de que el experimento occidental de dos décadas para convertir a Afganistán en una democracia y darles derechos no sobreviva al retorno de los talibanes al poder.

Las promesas de la amnistía y la exhortación a las mujeres, hechas por el vocero de los talibanes y por un miembro de su comisión de cultura, fueron los primeros comentarios oficiales de los planes generales de los islamistas para gobernar a Afganistán.

En su primera conferencia de prensa desde que los talibanes retomaron el poder, el vocero Zabihullah Mujahid prometió que el movimiento respetará los derechos de las mujeres, aunque dentro de las normas de la ley islámica.

Mujahid agregó que los talibanes garantizarán la seguridad de las misiones diplomáticas y organizaciones extranjeras en Afganistán. También dijo que aceptará la prensa “independiente”, pero siempre que “no trabaje contra los valores nacionales”.

Más temprano, el dirigente Enamullah Samangani, de la comisión de cultura de los talibanes, anunció la amnistía y urgió a las mujeres a sumarse al Gobierno.

Duras críticas de China a la gestión de Estados Unidos

China acusó a Washington de “dejar un terrible caos” en Afganistán después de que los talibanes tomaron el control del país, lo que provocó la evacuación caótica de personal y aliados estadounidenses.

Beijing señaló su disposición de cooperar con los talibanes después de la retirada de Estados Unidos, que desde mayo estimuló un rápido avance de los islamistas de línea radical en todo el país, mientras la población afgana presenciaba cómo se apoderaron el domingo de la capital, Kabul.

Ante las críticas por la desorganizada retirada de las tropas estadounidenses después de 20 años de intervención militar, el presidente Joe Biden defendió el lunes la retirada y culpó a las fuerzas afganas, de quienes dijo que “no estaban dispuestas a luchar por sí mismas”.

Pero la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying dijo este martes que Washington había dejado “un terrible caos de disturbios, división y familias rotas” en Afganistán.

“La fuerza y el papel de Estados Unidos es la destrucción, no la construcción”, dijo Hua en conferencia de prensa, informó la agencia de noticias AFP.

Beijing temió durante mucho tiempo que el vecino pueda convertirse en un punto de parada para los separatistas minoritarios uigures en la sensible región fronteriza de Xinjiang.

Pero una delegación talibana de alto nivel se reunió con Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China, en Tianjin el mes pasado, y prometió que Afganistán no sería utilizado como base para militares. A cambio, China ofreció apoyo económico e inversión para la reconstrucción de Afganistán.

Rusia impulsa el diálogo

Rusia impulsa para Afganistán un “diálogo inclusivo, que involucre a todos los grupos étnicos y confesionales” como un paso imperativo para estabilizar la situación del país que se encuentra bajo control talibán tras el arrollador triunfo militar de la milicia islamista, dijo hoy el canciller ruso.

“Solo un dialogo inclusivo e integral, en el cual participen todas las fuerzas clave, puede ser un paso hacia la estabilización de la situación en Afganistán. (…) Hay que invitar a él tanto a los uzbekos, como a los hazara, tayikos y otros grupos étnicos y confesionales”, dijo el ministro Serguei Lavrov.

Facebook prohíbe contenido de origen talibán

Facebook prohibió en sus plataformas cualquier contenido de apoyo a la milicia talibán -que desde ayer controla totalmente Afganistán- a la que considera una “organización terrorista”, y anunció que ya está en actividad un grupo de expertos para monitorear y eliminarlos.

“Los talibanes están sancionados como organización terrorista según la legislación estadounidense y les hemos prohibido nuestros servicios en virtud de nuestras políticas de organizaciones peligrosas. Esto significa que eliminamos las cuentas mantenidas por los talibanes o en su nombre y prohibimos elogios, el apoyo y la representación de ellos.”, dijo un portavoz de Facebook al servicio publico de información británico BBC.

El portavoz del gigante tecnológico agregó que “un equipo dedicado de expertos en Afganistán, que son hablantes nativos de dari y pashto y tienen conocimiento del contexto local, nos ayuda a identificar y alertarnos sobre problemas emergentes en la plataforma”.

Cerca de repatriar a tres argentinos

El embajador argentino en Pakistán, Leopoldo Sahores, que atiende también los asuntos diplomáticos de la fronteriza Afganistán, aseguró este martes que es inminente la partida de los tres argentinos que aún permanecen en Kabul luego de su conquista por los talibanes, y expresó incertidumbre respecto al futuro de esa nación.

“Es un signo de interrogación”, dijo el diplomático en diálogo con Radio Nacional y la Televisión Pública, al referirse a la evolución de la situación tras conquistar los talibanes casi todo Afganistán en una ofensiva relámpago.

Agregó que están “monitoreando la situación” y en “contacto permanente” con los tres argentinos que permanecen en la capital afgana, de los cuatro que había, ya que uno logró dejar ese país.