Casi 5 mil personas participaron de la marcha “No+Migrantes” realizada en Iquique y la tremenda conclusión fue que se instigó la quema de pertenencias de los migrantes. Las imágenes desnudaron un sentimiento xenófobo que alarmó a diversas organizaciones sociales del país que rechazaron la acción. La manifestación se realizó alrededor del mediodía del sábado, sólo un día después de que se registrara un desalojo masivo de inmigrantes que pernoctaban en la Plaza Brasil. Si bien la protesta avanzó pacíficamente en un principio, por el borde costero de la ciudad, luego un grupo de asistentes incendiaron carpas y otras pertenencias de ciudadanos extranjeros que habían instalado un campamento improvisado en el sector de calle Las Rosas.

Desde la Brigada del Crimen de la Policía de Investigaciones (PDI) de Tarapacá anunciaron que iniciarán una investigación sobre la quema, mientras, la fiscal de turno, Jocelyn Pacheco, dispuso medidas de protección para las víctimas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde las distintas organizaciones de derechos humanos del país apuntaron directamente al Gobierno de fomentar la xenofobia y le exigió una respuesta a la comunidad internacional respecto de los hechos registrados. Por su parte, el director de Incidencia del Servicio Jesuita Migrante, Carlos Figueroa, condenó la violencia e instó a respetar la “dignidad de todas las personas”. En tanto, el relator especial sobre los DD HH de los migrantes de la ONU, Felipe González, condenó el ataque: “Inadmisible humillación contra migrantes especialmente vulnerables, afectándolos en lo más personal. El discurso xenófobo, asimilando migración a delincuencia, que por desgracia se ha ido volviendo cada vez más frecuente en Chile, alimenta esta clase de barbarismo”.

“Desoladoras y dolorosas”. Así calificaron también algunos de los candidatos a presidente en las futuras elecciones respecto de las imágenes que dejó la marcha en contra de la inmigración irregular. Por caso, el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, a través de su cuenta de Twitter, manifestó: “La escena de pañales y coches ardiendo desgarra”. Luego dice que “la migración es una realidad global que requiere responsabilidad, realismo y acuerdos multilaterales, lo contrario a la doctrina Piñera que desde Cúcuta estimuló esta terrible crisis en su afán de regirse como líder regional”.

Sebastián Sichel, de Chile Podemos Más, afirmó por su parte que “las imágenes de Iquique son desoladoras. Urge un trato digno y humanitario a los migrantes, pero sin perder de vista que la migración debe ser legal, ordenada y regular. Tenemos que ser capaces de conseguir ambos objetivos”.

También se pronunció el candidato del PRO, Marco Enríquez-Ominami, quien escribió en sus redes: “Dolorosas imágenes en Iquique deberían interpelarnos a todos. El desafío migratorio es mundial, y requiere planificar, no seleccionar”.