Hasta hace pocas horas se llamaba Ecuador. Ahora un tramo se llamará avenida Víctor Jara. Chile tuvo su 11 de septiembre. De ese martes, ayer se cumplieron 48 años. Fue en 1973, el día del golpe de Estado a Salvador Allende por parte de las fuerzas que instauraron la dictadura de Augusto Pinochet. También por esas horas fue detenido el actor y cantautor, uno de los líderes de la “nueva canción” de ese país así como de la música latinoamericana de esa época. Fue llevado a la fuerza cuando estaba en la Universidad Técnica del Estado (actual Universidad de Santiago de Chile, en la Estación Central, donde se desempeñaba como docente de actuación y de música).

Lo trasladaron apenas unos 500 metros. Una aborrecible práctica de los dictadores era la llevar a los apresados a los estadios convertidos en centros clandestinos. Así ocurrió con el Nacional de Santiago, así también en el Estadio Chile: allí pasó sus últimos días, allí escribió su canción póstuma “Somos cinco mil”, en uno de sus vestuarios fue acribillado el domingo 16. El cuerpo fue encontrado horas después en Población Santa Olga, cerca del Cementerio Metropolitano, con 44 impactos de bala.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El estadio Chile, en 2003 pasó a llamarse Víctor Jara. Esta semana, cuando llegaba un nuevo 11 de septiembre, el Concejo Municipal de Estación Central decidió que el tramo de la avenida Ecuador, justamente el de la entrada a la universidad cambiará su nombre por el del cantante asesinado. Cuando mataron a Víctor Jara Martínez, estaba por cumplir 41 años. Tuvo una intensa militancia en el Partido Comunista, organización que en la actualidad integra la Coalición Chile Digno, que en todos los aniversarios del golpe convoca a movilizaciones en todo el país, en repudio a la dictadura. La costumbre, que se reiteró ayer, es la de marchar desde la Plaza de los Héroes, pasando por la Alameda hacia el oriente, el costado del Palacio de La Moneda (calle Morandé) y el monumento de Salvador Allende en la Plaza de la Constitución, para luego enfilar hacia el Cementerio General, donde se encuentran los restos de muchos de los caídos durante la represión.