A pesar de que las diferentes olas se hacen sentir en todo el mundo, las medidas para enfrentarlo no son homogéneas. Mientras Reino Unido, Italia o Francia optan por abrir y vacunar, en Oceanía y el sudeste asiático se vieron obligados a regresar a los cierres. En todos los casos, la contagiosa variante Delta ocupa el centro de la escena.

Australia vuelve a confinar

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La segunda ciudad más grande de Australia, Melbourne, seguirá los pasos de Sídney y extenderá sin plazo definido el estricto confinamiento impuesto a su población para tratar de frenar el brote de coronavirus en el país. El gobernador del estado de Victoria, Daniel Andrews, explicó que «estas restricciones simplemente no pueden terminar mañana a medianoche», pero tampoco pudo especificar por cuánto tiempo más estaría vigente la medida. Actualmente están confinados casi la mitad de los 25 millones de australianos y alrededor de 12 millones corresponden a las dos principales ciudades australianas, Melbourne y Sídney.

En esta última, las restricciones decretadas hace un mes no consiguieron todavía contener el brote de la variante Delta. El país oceánico casi no había registrado transmisión comunitaria del virus en los 18 meses de pandemia, pero ahora detecta más de 100 nuevos casos diarios debido a la virulenta mutación. Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Australia supera ahora los 32.000 contagios y los 900 fallecimientos.

Millones de vietnamitas otra vez encerrados

Decenas de millones de vietnamitas entraron este lunes por la mañana en un aislamiento estricto, debido a que el país asiático enfrenta un aumento sin precedentes de casos de coronavirus debido a la rápida propagación de la variante Delta. El Gobierno ordenó el confinamiento de los habitantes de 16 provincias más, que se suman a la ciudad de Ho Chi Minh (ex Saigón), donde viven 9 millones de personas, y a las provincias vecinas de Binh Duong y Dong Nai, bajo esta medida desde hace ya diez días. La medida implica que a partir de este lunes casi un tercio de los 100 millones vietnamitas se encuentra confinado.

Citado como modelo de gestión de la crisis sanitaria al inicio de la pandemia, tras contener la pandemia durante todo 2020 y el principio de este año con su política de cierre de fronteras al turismo, rastreo exhaustivo y aislamiento de los casos positivos y sus contactos, ahora Vietnam presenta problemas para conseguir vacunas, según informó la agencia de noticias AFP. Según el Ministerio de Salud, hasta ahora solo se aplicaron 4,3 millones de dosis y en lo que va de la campaña de vacunación, apenas 300.000 personas fueron vacunadas con la pauta completa.

Exponencial aumento de casos y crisis sanitaria en Myanmar

La agresiva nueva ola de coronavirus en la ex Birmania, que actualmente registra un 50% más de casos que a principios de mayo, encuentra hace varios días los hospitales vacíos de personal sanitario, por lo que los voluntarios deben ir casa por casa para llevarse el creciente número de personas que muere en su cama.

Los hospitales del país se quedaron sin médicos y pacientes debido a la larga huelga declarada en protesta contra el régimen militar que usurpó el poder en febrero. La rabia por el golpe de estado que depuso al Gobierno civil de Aung San Suu Kyi en el mes de febrero y el miedo de ser visto cooperando con el régimen mantiene a muchos alejados de los hospitales militares, lo que hace que los voluntarios se encarguen de llevar oxígeno a los enfermos y de trasladar a los muertos a los crematorios. El personal sanitario que estuvo en primera línea de la respuesta al coronavirus antes del golpe fue blanco de represalias tras participar en las protestas contra el gobierno militar.

Sin restricciones en Inglaterra

Inglaterra hizo efectivo el levantamiento de casi todas las restricciones para combatir la pandemia de coronavirus, incluidos los límites en la cantidad de personas que pueden reunirse, los requisitos legales sobre el uso de barbijos y tapabocas y el distanciamiento social en pubs y bares. Además, las personas que estaban trabajando desde sus domicilios ahora también pueden volver a sus lugares de trabajo. El levantamiento de las medidas alcanza a Inglaterra, porque Escocia, Gales e Irlanda del Norte son autónomas en cuestiones sanitarias.

Sin embargo, la decisión llega en medio de un aumento de los contagios a pesar de una campaña masiva de vacunación. Es que el llamado «Día de la Libertad» encuentra a los británicos con un fuerte aumento de los casos de coronavirus que alcanzan los 48.161 diarios y 25 muertes más relacionadas con el virus, frente a 31.772 infecciones y 26 muertes de la semana pasada, según las últimas cifras oficiales. Es por eso que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, reiteró su llamado para que los británicos ejerzan sus nuevas libertades con precaución. De hecho el propio Johnson y su ministro de Finanzas, Eishi Sunak, se encuentran aislados porque estuvieron en contacto con el ministro de Salud, Sajid Javid, quien dio positivo por coronavirus el sábado.

Francia, nueva ley para controlar la pandemia y resistencia antivacunas

Frente a un repunte «estratosférico» de casos de coronavirus, el Consejo de ministros de Francia estudiaba este lunes un proyecto de ley que obliga a vacunarse al personal de salud y que extiende el uso del pase sanitario para acceder a numerosos lugares, lo que provocó una reacción el sábado en la calle de los movimientos antivacunas. «Estamos al inicio de la cuarta ola, con un incremento de la incidencia estratosférico», se alarmó hoy el vocero del Gobierno, Gabriel Attal, citado por el portal Franceinfo y replicado por la agencia de noticias AFP.

El texto de la nueva ley, que podría aprobarse el viernes en el Parlamento, pondrá sobre la mesa las medidas anunciadas por Emmanuel Macron el 12 de julio, que empujaron masivamente a los franceses a pedir cita para vacunarse: el viernes se alcanzó el récord de pinchazos en un día, 879.597. Las medidas más importantes de la ley, como la vacunación obligatoria del personal de salud y la utilización del pase sanitario, que registra si se tiene la pauta completa de la vacuna, un test negativo reciente o si se está inmunizado, para acceder por ejemplo a trenes, bares y restaurantes, tienen un amplio respaldo de la población. 

Sin embargo, la movilización del sábado pasado contra lo que los antivacunas consideran la «dictadura» del pase sanitario fue más importante de lo esperado, con 136 concentraciones en el país por donde desfilaron 114.000 personas, de las cuales 18.000 se manifestaron en París, según cifró el Ministerio del Interior. El domingo, la agencia de salud pública francesa registró 12.532 casos en las 24 horas previas, el nivel más alto detectado un domingo desde mediados de mayo. Desde el inicio de la pandemia de la Covid-19, Francia rozaba hoy los 6 millones de contagios y 111.662 decesos.