El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, llamó a los estadounidenses a “pasar la página” tras el voto del Colegio Electoral que va a selló su victoria en las urnas frente al mandatario republicano, Donald Trump, en las elecciones de noviembre.

El Colegio Electoral de Estados Unidos confirmó este lunes, sin sorpresas, la victoria de Biden. Con el voto de los numerosos delegados de California, donde se impuso por un 63% de los sufragios, el demócrata superó ampliamente la cota necesaria para llegar a la Casa Blanca, establecida en 270 votos electorales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Biden, exvicepresidente de Barack Obama que el 20 de enero asumirá como el 46º presidente de Estados Unidos, realizó su discurso desde Delaware para celebrar este último paso que consagra de forma definitiva su victoria y que, según él, es la prueba de “la fortaleza y la resiliencia” de la democracia estadounidense.

“En esta batalla por el alma de Estados Unidos, prevaleció la democracia (…) La integridad de nuestras elecciones permanece intacta”, dijo Biden, en una clara referencia a la persistente negativa de Trump a aceptar la derrota. Además llamó a “pasar la página”, reiterando su habitual llamado a la unidad y a la sanación.

El proceso fue transmitido en directo por muchas cadenas y habitualmente no pasa de ser una formalidad, pero le negativa de Trump de reconocer su derrota, sus denuncias de irregularidades y la batalla judicial que emprendió en varios estados -sin ningún éxito- para impugnar los resultados aumentaron el interés por el proceso.

Este lunes la campaña de Trump sufrió otro revés en Wisconsin, después de que el más alto tribunal del país rechazara una demanda para revertir la estrecha victoria de Biden en este estado. La propia Corte Suprema -que cuenta con una mayoría conservadora gracias a que Trump designó a tres sus magistrados- se negó el viernes siquiera a considerar dos demandas de los republicanos.

Los resultados de la elección del 3 de noviembre ya han sido certificados por los 50 estados más el Distrito de Columbia. El demócrata ganó con 81,3 millones de votos, 51,3% de los sufragios emitidos, frente a 74,2 millones (46,8%) del magnate republicano. Pero en Estados Unidos el inquilino de la Casa Blanca es elegido por sufragio universal indirecto, y cada estado dispone de un número determinado de grandes electores, en base a su población. Biden obtuvo 316 votos frente a 232 de Trump. Para ganar la elección son necesarios al menos 270 del total de 538 electores.

“Espero que puedan verme sonreír detrás de la mascarilla”, dijo en Pensilvania, la demócrata Nancy Patton Mills que presidió la votación en este estado. La mayoría de los grandes electores son personas desconocidas por la opinión pública, pero también hay personalidades como la excandidata presidencial Hillary Clinton, que votó en Nueva York.

Hillary Clinton – que en 2016 ganó el voto electoral, pero obtuvo menos electores que Trump – dijo en Twitter que no cree en este sistema, pero que aun así se siente orgullosa de haber votado por Biden. “Creo que deberíamos abolir el Colegio Electoral y seleccionar a nuestro presidente según quién sea el ganador del voto popular”, indicó.