El comandante del Ejército de Bolivia fue destituido y reemplazado de forma sorpresiva por el presidente Luis Arce tras una denuncia de violencia familiar realizada por su esposa, también militar y con grado de capitán.

Arce dijo que el general Miguel Ángel del Castillo será reemplazado en la comandancia del Ejército por el general Hugo Arandia, en una intervención el miércoles ante los medios en la que defendió el enfoque de su Gobierno respecto de la violencia de género.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Nosotros como Gobierno nacional siempre hemos impulsado la defensa de las mujeres en nuestro país (…) para que también nuestras hermanas puedan tener una vida digna y puedan vivir en tranquilidad en los hogares”, dijo el mandatario.

La mujer de Castillo lo denunció ante la Fiscalía por violencia familiar en junio pasado. El 23 de julio había sido citado a declarar a la Fiscalía de la ciudad central de Cochabamba, pero no se presentó alegando tener coronavirus.

La mujer, que es capitán de las Fuerzas Armadas, huyó, junto con sus hijas, de La Paz a Cochabamba el mes pasado. “En 2019 asistimos a un matrimonio en Guaqui, pero de la nada empezó a golpearme”, relató la mujer el mes pasado al canal de TV ATB.

“Hay testigos, hay oficiales que estaban presentes en esa fiesta y vieron que me golpeó, abofeteó, me dio puñetes, me jaloneó y me quitó el aro de matrimonio y compromiso arrojándolos al vacío, y al día siguiente se excusó diciendo que no recordaba nada”, dijo.

El abogado de Castillo, Omar Durán, dice que su defendido es inocente y que su mujer inventó la denuncia porque quiso dar órdenes militares y participar de actos oficiales y reuniones del Estado Mayor y su marido no se lo permitió.

Durán dijo el miércoles que lamentaba que esa denuncia derivara en el relevo del general. “A simple denuncia en las instituciones, los cambian y los sacan, creemos que es algo injusto, porque se viola la presunción de inocencia”, precisó el jurista.

Arce, en tanto, deseó “éxito” a Arandia en sus nuevas funciones y pidió que se cumplan los valores militares como la “integridad, la subordinación, la disciplina y la justicia” que son “fundamentales” para conducir al Ejército boliviano, informó el diario La Razón.

El nuevo comandante del Ejército se limitó a indicar en su discurso que cumplirá las disposiciones y normas que rigen el Estado y las Fuerzas Armadas en el país.

Arce agradeció el trabajo de las Fuerzas Armadas por aportar información para las investigaciones del golpe de Estado perpetrado en 2019 contra el ex presidente, Evo Morales, para dar con los responsables de las muertes en esa crisis social y política.