En consonancia con diversas amenazas expresadas en el último mes, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ordenó al Ministerio de la Ciudadanía, responsable de la política audiovisual tras le extinción del Ministerio de cultura, que deje de apoyar proyectos con temática LGBTQ+.

El viernes, Bolsonaro había dicho que quiere un “filtro” para la producción audiovisual del país, lo que podría limitar los fondos públicos únicamente a los proyectos que su administración considere adecuados. También anunció que considera cerrar la Agencia Nacional de Cine. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mandatario de extrema derecha dijo que Brasil no deberá usar más fondos públicos para películas que “le falten al respeto a las familias”.

Tras la medida, la Asociación de Productores Independientes de Audiovisual Brasileño apuntó que  “personajes LGBTQ+ son parte constante del cine brasileño desde 1923. Ni en la dictadura militar (1964-1985) el gobierno censuró obras con este argumento. Diversas obras de esa época, incluso, fueron financiadas por el Estado brasileño”.

La asociación rechazó con vehemencia la medida y recordó que la Constitución brasileña prohíbe la censura previa de manifestaciones artísticas en base tanto a la discriminación sexual como a la identidad de género.