El expresidente de Brasil, finalmente habló ya en la noche del domingo. Lo hizo a través de sus redes sociales y dijo textualmente: «Las manifestaciones pacíficas, en forma de ley, son parte de la democracia. Sin embargo, las depredaciones e invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla. A lo largo de mi mandato siempre he estado dentro de las cuatro líneas de la Constitución, respetando y defendiendo las leyes, la democracia, la transparencia y nuestra sagrada libertad».

Fue todo lo que dijo Bolsonaro sobre los graves hechos de violencia ocurridos en Brasilia. Luego, se dedicó a atacar a Lula en dos líneas: «Repudio las acusaciones, sin pruebas, que me atribuyó el actual jefe del ejecutivo de Brasil.

Esa fue toda la reacción de Jair Bolsonaro, quien está junto a su familia en la ciudad de Orlando, en los Estados Unidos, desde el 29 de diciembre. Obviamente no participó del acto de asunción de Lula sino que tampoco se sabe si volverá o no a Brasil.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE