Las autoridades mexicanas ya tienen un “perfil criminal” del grupo que ejecutó el secuestro y asesinato de María Villar Galaz (39) la ciudadana hispana sobrina del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Angel María Villar, que a pesar de que su familia pagó el rescate, fue hallada sin vida en el municipio de Santiago Tianguistenco, en el Estado de México.

“Tenemos ya un perfil criminal del grupo que participó; estamos trabajando en ello en coordinación con las autoridades del Estado de México y la Ciudad de México”, declaró Gustavo Salas, titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), según consignaron EFE y el diario mexicano La Jornada.

El funcionario afirmó que no se tiene registro de que la actividad de los responsables del crimen esté dirigida específicamente contra extranjeros.

María Villar apareció muerta en un riacho de aguas residuales, con los pies y manos atados y una bolsa en la cabeza, dos días después de ser secuestrada la noche del 13 de setiembre al salir de las oficinas de la empresa en la que trababa en Santa Fe, una zona que es sede de firmas multinacionales en el oeste de Ciudad de México.

De acuerdo con Salas, “a partir de que la familia recibió los primeros reclamos económicos para la liberación de la víctima se tomó la decisión de la propia familia de pedir el auxilio de la Policía Federal”.

“No hubo ninguna falla en la negociación. Se cumplieron los protocolos correspondientes, incluso se llegó a una negociación que sustantivamente bajó la petición original para la entrega de una determinada cantidad, lo que se efectuó. Eso es parte de la investigación. Yo quisiera reservarme lo datos específicos”, dijo.

Además, señaló que posteriormente hubo una prueba de vida, pero “no apareció la persona (secuestrada) en los términos acordados, cortándose las comunicaciones por la parte de la familia con el auxilio de los negociadores”.

Por lo tanto, agregó, los familiares fueron a la Seido “a presentar la denuncia correspondiente; sin embargo, para entonces ya el cuerpo apareció en el Estado de México”.

“Este lamentable suceso, en el cual nos solidarizamos con la familia y reiteramos nuestro compromiso de que hasta el límite de nuestras capacidades emplearemos todo lo que sea necesario para resolverlo, no implica por supuesto que estén en riesgo los viajeros o las personas que decidan internarse en territorio nacional”, aclaró.

Villar murió por “asfixia por sofocación”, informó el titular de la Procuraduría de Justicia mexicana, Alejandro Gómez Sánchez, quien reveló datos de la necropsia de ley practicada al cadáver de la víctima por la dirección de Servicios Periciales del organismo.

De acuerdo con los exámenes, María Villar Galaz, secuestrada el 13 de septiembre murió entre 18 y 22 horas, antes del hallazgo de su cadáver encontrado en un canal de aguas servidas en la avenida Mirasol Tierra Blanca.

Esto significa que sus captores la asesinaron la noche del 14 de septiembre, ya que su cuerpo fue localizado alrededor de las 18 horas del 15 de septiembre.