La consultora Cambridge Analytica (CA), coprotagonista del escándalo por uso indebido de datos personales que atraviesa Facebook, aseguró que no violó ninguna ley, aclaró que no hackeó la red social ni utilizó la información obtenida de allí en las elecciones estadounidenses y negó su participación en el Brexit.

La firma británica sentó su posición en un comunicado dado a conocer antes de que el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, participara este miércoles por segundo día consecutivo de una audiencia en la Cámara baja del Parlamento estadounidense para aclarar el rol de la red social en los recientes escándalos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«No se rompieron las leyes. Cambridge Analytica no ‘hackeó’ Facebook. Una compañía de investigación (GSR) nos autorizó los datos, que legalmente obtuvieron a través de una herramienta proporcionada por Facebook», aclaró Alexander Tayler, quien reemplazó hasta este miércoles en la dirección de la empresa al desplazado Alexander Nix, que sigue en esa situación.

GSR (del inglés General Science Research) es la empresa del catedrático Alexandr Kogan, quien desarrolló la aplicación que obtuvo los datos personales de 87 millones de usuarios de Facebook y se la brindó luego a CA, entre otras firmas.

Tayler hizo hincapié en un punto nebuloso que el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, deslizó ayer ante el Senado de EEUU: «Cientos de empresas de datos han utilizado datos de Facebook de manera similar. Para que quede claro: Cambridge Analytica no recopiló o compartió datos de manera ilegal o inapropiada con nadie más».

Asimismo, aseguró que CA «no utilizó los datos de GSR ni ninguna derivada de estos datos en las elecciones presidenciales de EEUU», y señaló que en su lugar empleó información obtenida del Comité Nacional Republicano (CNR), de fuentes públicas como el registro de votantes, de «corredores de datos comerciales e investigaciones que recopilamos con una declaración clara de consentimiento».

«Las afirmaciones de que utilizamos los datos de GSR para la campaña de Trump son simplemente falsas», subrayó el empresario, y aseguró que los métodos que emplea su empresa son los mismos se usan en cada campaña electoral, como los «utilizados por las campañas de Obama y Clinton».

Tayler sostuvo también que «Cambridge Analytica no trabajó en absoluto en el Referéndum Brexit», tal como había afirmado ante el Parlamento británico el informático Christopher Wylie, quien había asegurado ser un arrepentido cofundador de la consultora.

Finalmente, aseguró que luego de recibir los datos personales obtenidos por la firma GSR, Facebook les informó que los términos de servicio se habían roto, tras lo cual «borramos todos los datos y certificamos a Facebook que esto había sucedido».

Por su parte, ante la comisión de Energía y Comercio de la Cámara baja Zuckerberg volvió este miércoles a reconocer su «error» en los recientes escándalos por el manejo de la privacidad de la red social, aunque evitó comprometerse de forma explícita a implementar nuevas medidas para mejorarla.

El CEO reveló que sus datos «también fueron relevados por CA».

Tras reconocer que su empresa «no hizo lo suficiente» para evitar que sus herramientas «se usen también para hacer daño», descargó responsabilidad sobre CA al acusarla de haber obtenido datos personales de forma indebida, y también sobre la Universidad de Cambridge.

«Lo que encontramos ahora es que hay un programa completo asociado a la Universidad de Cambridge donde … había varios otros investigadores que construían aplicaciones similares», dijo Zuckerberg.

El joven CEO, que en solo 14 años amasó gracias a la venta de publicidad la quinta fortuna más abultada del mundo -según el ranking que elabora la revista Forbes-, repitió: «Mi máxima prioridad siempre ha sido nuestra misión social de conectar a las personas, construir comunidad y acercar el mundo. Los anunciantes y desarrolladores nunca tendrán prioridad sobre eso mientras yo esté al frente de Facebook».

Sin embargo, ante una consulta del legislador demócrata Frank Pallone negó a comprometerse en cambiar la configuración por defecto de Facebook para minimizar la recolección de datos.

Zuckerberg también se mostró abierto a la posibilidad de que se establezca una regulación para empresas como la suya, aunque consideró que «hay que ser cuidadoso con lo que se plantea» en este sentido.

Su capacidad de eludir ciertos temas como cambios en el modelo de negocio de la compañía o una posible regulación contra la venta de publicidad dirigida por algoritmos en función de los intereses de los usuarios se vio reflejada en un aumento de las acciones de la empresa que hoy subieron casi un 1,5%.