El Fiscal Nacional de Chile, Jorge Abbott, señaló este martes que continúa la investigación del gigantesco fraude en Carabineros (policía militarizada), que hasta el momento suma más de 15 millones de dólares en lavados de activos y malversación de caudales públicos.

El fiscal vaticinó además que el número de involucrados como el monto de los delitos puede aumentar considerablemente, en lo que se indicó podría convertirse en el mayor fraude que haya sufrido la institución desde la vuelta a la democracia (1990).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hay otras cuentas que se van a investigar también. En consecuencia, este monto va a aumentar, como también van a aumentar las personas a las que se les va a reclamar responsabilidad penal”, señaló Abbott, quien además detalló que el número de detenidos podría llegar a las 40 personas.

Sobre la detención del general de Carabineros, Flavio Echeverría, señaló que “es difícil entender que un general pudiera pertenecer a una organización de este tipo teniendo un rol superior a personas con grados inferiores. Es presumible que él pueda tener una responsabilidad mayor que el resto”, afirmó el jefe del Ministerio Público.

El fiscal a cargo de la investigación, Eugenio Campos, detalló que ya fue revisada cerca del 70 por ciento de la cuenta madre desde donde se habría originado el fraude, mientras que en paralelo se investigan nuevos fondos monetarios, lo que eventualmente haría crecer los montos involucrados.

Hasta el momento se encuentran con detención preventiva 8 funcionarios, quienes fueron desvinculados de la institución una vez conocidos los hechos.

Se trata de varios altos oficiales jefes de Carabineros liderados por Flavio Echeverría (Jefe de la dirección de Finanzas), el Coronel Jaime Paz Meneses, los tenientes coroneles Robinson Carvajal Leyton y Héctor Nail Bravo, además de los capitanes Felipe Ávila Paz, Carlos Rojas Muñoz y Francisco Estrada Castro y el Mayor Nelson Valenzuela Aravena.

El noveno carabinero implicado en el caso, el teniente Ramiro Martínez Chiang, recibió detención domiciliaria nocturna, mientras que el único civil involucrado en el fraude, Gonzalo Carrasco Quintana, fue penado con detención preventiva en el anexo de la Cárcel Capitán Yáber.