Una jueza ordenó este miércoles la liberación inmediata del presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, quien había sido detenido este martes sin una acusación concreta, en el marco de las movilizaciones sociales en contra del Gobierno del presidente Guillermo Lasso, protestas que amenazaban agravarse con el arresto.

La magistrada Paola Bedón, de la Unidad Penal de Latacunga, acogió la solicitud de la Fiscalía General del Estado de dictar medidas alternativas a la prisión preventiva para el líder indígena, quien será procesado por el presunto delito de paralización de un servicio público, en calidad de autor mediato.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La fiscal Marisela Yánez solicitó prisión preventiva, pero cambió de opinión luego de que el abogado del líder indígena, Carlos Poveda, presentó documentos de arraigo domiciliario y que se admitió una solicitud de medidas cautelares presentada ante la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH).

En consecuencia, Iza será procesado en libertad.

Como parte de las medidas alternativas, mientras dura la instrucción fiscal, tiene prohibición de salir del país y deberá presentarse de forma periódica en la Fiscalía General del Estado los miércoles y viernes, en horarios laborales.

La jueza Bedón dispuso también que se desarrolle un procedimiento directo, cuya audiencia de juicio se realizará de manera presencial el lunes 4 de julio.

El líder indígena fue detenido este martes y fue trasladado a la Unidad de Flagrancia del norte de Quito, donde permaneció por varias horas y, posteriormente, fue llevado a la ciudad de Latacunga por vía aérea, en medio de un fuerte contingente policial.

El arresto se produjo en medio de un paro nacional contra el Gobierno de Lasso que tiene un pliego de 10 reclamos, entre ellos el rechazo a las privatizaciones, la suba en el precio de los combustibles y la falta de políticas públicas para el sector agrario.

La protesta había comenzado el lunes con bloqueos de rutas, barricadas y algunas concentraciones en al menos 10 de las 24 provincias del país.

La Conaie, que mantuvo varios diálogos sin resultados con el Gobierno, reclama que los precios de los combustibles bajen a 1,50 dólares el galón (3,78 litros) de diésel y a 2,10 para la nafta de 85 octanos.

Entre mayo de 2020 y octubre de 2021, los precios eran revisados mensualmente, por lo que el diésel casi se duplicó (de 1 a 1,90 dólares) y la nafta común subió un 46% (de 1,75 a 2,55).

La organización indígena más poderosa del país protesta también por la falta de empleo y la entrega de concesiones mineras en territorios nativos, y reclama el control de precios de los productos agrícolas y la renegociación de deudas de campesinos con los bancos.

Lasso rechazó desde el principio la movilización.

“Ahora que hemos empezado a reactivarnos, #NoPodemosParar. Quienes cometan actos vandálicos van a responder ante la justicia y el pueblo ecuatoriano”, escribió ayer el mandatario en su cuenta de Twitter.