La Unión Europea (UE) dejará de exigir a partir del lunes el uso obligatorio de barbijos en aviones y aeropuertos, informó hoy la agencia de seguridad aérea, ante la disminución de los casos de Covid-19 en Europa.

«A partir de la próxima semana, las mascarillas faciales no serán obligatorias para los viajes aéreos», declaró Patrick Ky, director ejecutivo de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ky señaló que el levantamiento de esta obligación es «un gran paso hacia la normalización del transporte aéreo».

La AESA señaló, sin embargo, que el barbijo sigue siendo una de las mejores formas de protección contra la transmisión de la Covid-19, especialmente para las personas vulnerables.

La entidad europea también indicó que las reglas sobre los tapabocas «van a seguir evolucionando después de esta fecha, dependiendo de las compañías aéreas».

Por ejemplo, el uso de barbijo será recomendando para los vuelos hacia o desde una destinación donde sea obligatorio su uso en los transportes públicos, indicó la agencia en el comunicado.

En términos generales, los pasajeros «deben comportarse de forma responsable y respetar las decisiones de aquellos que los rodean», destacó la AESA y señaló que «un pasajero que tose y estornuda debería considerar utilizar una mascarilla para tranquilizar a quienes están sentados cerca».

La principal agrupación de aerolíneas del mundo, la IATA, celebró este nuevo protocolo afirmando que da a los viajeros «la libertad de elegir si llevan o no una mascarilla», indicó Willie Walsh, su director general.

Los pasajeros «pueden viajar con toda tranquilidad sabiendo que las numerosas características de la cabina del avión, como la alta frecuencia con la que se cambia el aire y los filtros de alta eficacia, hacen de este lugar uno de los más seguros», afirmó, según consignó la agencia AFP.

Sin embargo, la IATA admitió que en el contexto internacional el panorama es más complejo.

«Aunque el protocolo europeo entra en vigor la próxima semana, no hay una estrategia global consistente con respecto al uso de mascarillas a bordo de los aviones», dijo Walsh.

La IATA indicó que las aerolíneas deben cumplir con las regulaciones que se aplican en la ruta que están operando y que la tripulación será informada sobre las normativas vigente y que es «crítico» que los pasajeros sigan las instrucciones.

Además pidió a los viajeros que sean «respetuosos» con las decisiones de otras personas que utilizan barbijos de forma voluntaria.

Este relajamiento de las normas sanitarias se produce en un momento de auge de los viajes en Europa, tras dos años de actividad mermada por la pandemia.

Para este verano, el organismo de supervisión del tráfico aéreo Eurocontrol prevé que el volumen retorne a un nivel equivalente al 95% de la actividad de 2019, pese al efecto de la guerra en Ucrania, los precios del petróleo y la inflación.

En tanto, Francia anunció hoy que a partir del próximo lunes ya no será obligatorio usar tapabocas en el transporte público, una de las últimas restricciones que quedaba en el país por la Covid.

«A partir del 16 de mayo, el uso de mascarillas ya no será obligatorio en los transportes públicos», declaró el ministro de Salud, Olivier Véran.

El funcionario señaló que sigue siendo recomendado el uso, pero que la obligación «no está adaptada» a la situación actual de la pandemia ante la disminución de los casos en el país.

Francia comenzó a relajar su estricta estrategia sobre el uso de tapabocas en febrero, después de un alza de los casos durante el invierno boreal y durante semanas su utilización continuó siendo requerida en los lugares de trabajo y en las escuelas, hasta que se registró una caída más pronunciada de los contagios.