La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela repudió este jueves las confesiones del ex asesor estadounidense John Bolton y la ex subsecretaria adjunta del Departamento de Estado, Carrie Filipetti, en las que admiten la participación de Estados Unidos para invadir Venezuela.

A través de un acuerdo de repudio, aprobado por unanimidad, el presidente del Parlamento, Jorge Rodríguez, llamó a hacer que todos sepan «que Venezuela es libre, independiente, soberana y que no rinde ni se rendirá jamás», mediante su publicación y máxima difusión, especialmente a los medios de comunicación internacionales, según consignó la agencia Xinhua.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El diputado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) criticó las acciones de Bolton contra la nación sudamericana y el apoyo recibido por la oposición nacional.

«Todo forma parte de una operación de guerra psicológica, todo forma parte de una operación de guerra mediática», agregó Jorge Rodríguez, y rechazó la postura de los medios de comunicación estadounidenses y europeos para construir mentiras.

El parlamentario destacó también la fortaleza y lealtad del pueblo venezolano para resistir las agresiones de Estados Unidos.

«No podemos cansarnos de agradecer a este pueblo digno, a esta Fuerza Armada digna de Venezuela que repelió el más grave ataque que haya recibido la república en 150 años», apuntó.

Por su parte, el diputado de la tolda roja, Pedro Infante, consideró que Estados Unidos buscaba apropiarse de los recursos naturales, y sostuvo que los golpes de Estado y planes para invadir naciones «tienen el sello de apoyo y financiamiento del Gobierno de Estados Unidos», como parte de su política exterior.

«Esta declaración, que se convierte en una confesión, forma una más de la lista amplia de pruebas, de acciones, de agresiones directas del imperialismo norteamericano, contra los pueblos libres del mundo», indicó.

El parlamentario opositor Oscar Ronderos manifestó que dirigentes opositores nunca han «estado a favor de una intervención militar», no respaldaron los planes de Washington y más que continuaran «impunes en las calles de Caracas».