El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió hoy de urgencia para abordar la escalada de violencia desatada los últimos días en Jerusalén, pero sin llegar aún a un acuerdo sobre una declaración conjunta. Las negociaciones se centran en un texto que corre el riesgo de ser aligerado frente al propuesto inicialmente por Noruega, un miembro no permanente de ese cuerpo de 15 integrantes. El documento inicial, que fue presentado conjuntamente con Túnez y China, demanda “a Israel detener las actividades de “colonización, demoliciones y expulsiones” de palestinos “incluyendo Jerusalén este”.

La principal resistencia a la publicación de un documento conjunto la ofrece Estados Unidos, que considera que “por ahora no es oportuno lanzar un mensaje público”, según señalaron fuentes diplomáticas. La propuesta de declaración expresa la “honda preocupación” del Consejo, el máximo órgano de la ONU, por los incidentes y pide a las partes que eviten “medidas unilaterales que exacerben las tensiones y socaven la viabilidad de la solución de dos Estados”. Según un diplomático, Estados Unidos pidió en la reunión por videoconferencia realizada a puertas cerradas “trabajar entre cuatro paredes” para calmar la situación y dijo “no estar seguro de que a estas alturas un comunicado pueda ayudar”.

Violentos enfrentamientos entre fieles palestinos y fuerzas israelíes se registraron hoy en la Explanada de la Mezquitas de la Ciudad Vieja de Jerusalén, tras varias jornadas de tensión y choques. Solo en los últimos tres días, más de 550 personas, en su mayoría palestinos, resultaron heridos en los enfrentamientos en la Ciudad Vieja, entre ellas más de 300 hoy.

También hoy, milicianos del movimiento islamista palestino Hamas dispararon cohetes contra territorio israelí y lanzaron un ultimátum para que las fuerzas de Israel se retiran esta noche de la Explanada de las Mezquitas.

Uno de los factores de tensión en Jerusalén este es la suerte de familias palestinas que están amenazadas de ser desalojadas del barrio Sheij Jarrah para beneficiar el asentamiento de colonos judíos. “A la luz del contexto actual”, la Corte Suprema israelí aplazó una audiencia sobre el caso prevista para hoy, anunció el Ministerio de Justicia. Uno de los factores de tensión en Jerusalén este es la suerte de familias palestinas que están amenazadas de ser desalojadas del barrio Sheij Jarrah para beneficiar el asentamiento de colonos judíos. “A la luz del contexto actual”, la Corte Suprema israelí aplazó una audiencia sobre el caso prevista para hoy, anunció el Ministerio de Justicia.