El desempleo en Brasil creció un 20,4% desde que Michel Temer asumió la presidencia en mayo de 2016, de acuerdo a los números oficiales sobre la desocupación divulgados este viernes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El índice de desocupación fue de 13,3% (13,8 millones de personas) en el trimestre terminado en mayo, según la forma de medición, contra el 11,2% (11,5 millones de personas) que se registró en diciembre del año pasado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Respecto del pasado trimestre terminado en febrero, con una marca de 13.2% de la población económicamente activa, hubo cierta estabilidad.

El gobierno de Temer con su nuevo plan económico se inició el 12 de mayo tras la suspensión del cargo -y luego destitución- de la entonces presidenta Dilma Rousseff, expulsada luego de un juicio político por violación a la ley de responsabilidad fiscal en la ejecución del presupuesto 2015.

De mayo a mayo, 2,3 millones de personas se sumaron al contingente del desempleo en el país que viene de dos años de caída económica (-3,88% en 2015 y -3,6% en 2016), según el IBGE.
Comparado con el trimestre de febrero a abril -según la metodología-, la tasa retrocedió del 13,6% al actual 13,3%.

«No se pueden aventurar conjeturas sobre el mercado de trabajo en medio de la crisis económica fuerte y un escenario político difícil», dijo el coordinador del IBGE Cimar Azevedo, al comentar los resultados.

La población ocupada en Brasil es de 89,7 millones de personas, 1,3% menos que en el período marzo-mayo de 2014.

En el trimestre terminado en mayo, Brasil tenía 33,3 millones de trabajadores registrados como empleados fijos, en el número más bajo desde mayo de 2014, cuando había 36,7 millones.