México

Cecilio Pineda Brito, asesinado la semana pasada en Ciudad Altamirano, Guerrero, recibía amenazas directas de un grupo delictivo que opera en la zona desde septiembre de 2015, informó el subsecretario mexicano de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En entrevista con el periodista mexicano Ciro Gómez Leyva, Campa explicó que las autoridades ofrecieron, al menos tres veces, sacarlo de Ciudad Altamirano, sin embargo, él decidió quedarse en la urbe.

El 2 de marzo de este año, dos sujetos a bordo de una motoneta asesinaron a tiros a Pineda Brito, quien era director del diario La Voz de la Tierra Caliente y colaborador del periódico «El Universal».

Asimismo, Campa detalló que hace 17 meses tuvieron el primer contacto con el comunicador y el 23 de septiembre del año anterior terminó la evaluación urgente y se le comunicó al periodista que era indispensable que saliera de Ciudad Altamirano.

«Se acordó con él que se trasladaría a la Ciudad de México, se consiguió un refugio el día que se realizaría el traslado, pero él dijo que padecía de chikungunya y no se podía ir», relató.

Por lo anterior, las autoridades continuaron advirtiéndole que se encontraba en situación de riesgo.

El 29 de enero, la junta de gobierno se volvió a reunir con el periodista y acordaron que era indispensable un refugio de seguridad para toda la familia.

El 3 de marzo, Pineda Brito dijo que arribaría a la capital mexicana, pero no llegó.

Por tercera ocasión, en octubre del año pasado, la junta de gobierno se comunicó con él y volvió a insistir en la situación de riesgo, sin embargo, él dijo que se encontraba en Michoacán y que no estaba en situación de riesgo.

«Es una situación difícil porque perdió la vida el periodista, sin embargo, creo que se hizo todo el esfuerzo posible, se consiguió una casa aquí en la Ciudad de México en condiciones especiales, porque el periodista tenía una hija con problemas de discapacidad, pero no fue posible convencerlo», lamentó Campa.

«La realidad es que él no quiso dejar Ciudad Altamirano», agregó el funcionario mexicano.

Desde hace meses, Pineda denunció públicamente que recibía constantes amenazas de muerte de grupos de la delincuencia organizada que operan en la entidad sureña