Foto: Facundo de Zuviria

Foto: Alberto Korda

Foto: Alvaro Hoppe

Foto: Carlos Somonte

Foto: Herbert Rodriguez

Foto: Eniac Martinez

Foto: Ataulfo Pérez Aznar

Foto: Eduardo Longoni

Foto: Alejandro Hoppe

Foto: Pablo Ortiz

Foto: Fernando Bedoya

Foto: Paco Salazar

La historia de América Latina ha fascinado a los observadores tanto como los ha desconcertado. Hay algo aparentemente extraño en el continente, un exotismo que tal vez se deriva de que una vez fue percibido como un «nuevo mundo», aunque aún sobreviven monumentos y reliquias de sociedades antiguas cuyas culturas aún hoy en día no se comprenden bien. Esta evasión – insinuando simultáneamente un antiguo estado de gracia y algo de corrupción original – ha hecho que la interpretación de la historia latinoamericana sea particularmente vulnerable a la especulación y la creación de mitos. (Edwin Williamson en la introducción a su Penguin History of Latin America, 1990 revisado 2009) Impulsos urbanos


Desde Cuba hasta Argentina, un nuevo espectáculo de fotografía arroja luz sobre los levantamientos y las revoluciones que han dado forma al último medio siglo.

«No soy un libertador», dijo Ernesto «Che» Guevara en 1958, justo un año antes de que la Revolución Cubana transformara el panorama de América Latina. “Los libertadores no existen. Existe cuando las personas se liberan a sí mismas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este movimiento histórico por la independencia del imperialismo occidental marca el punto de partida de la nueva exposición Urban Impulses: Latin American Photography de 1959 a 2017. Curada por María Wills Londoño y Alexis Fabry, la muestra presenta más de 200 obras de más de 70 artistas; incluidos maestros del medio Alberto Korda, Graciela Iturbide, Sergio Larrain, así como artistas menos conocidos como Enrique Zamudio, Beatriz Jaramillo y Yolanda Andrade

Este movimiento histórico por la independencia del imperialismo occidental marca el punto de partida de la nueva exposición Urban Impulses: Latin American Photography de 1959 a 2017. Curada por María Wills Londoño y Alexis Fabry, la muestra presenta más de 200 obras de más de 70 artistas; incluidos maestros del medio Alberto Korda, Graciela Iturbide, Sergio Larrain, así como artistas menos conocidos como Enrique Zamudio, Beatriz Jaramillo y Yolanda Andrade.

«El propósito del programa es traer un contrapunto a la fotografía latinoamericana más allá de las miradas que tienen un punto de vista exótico», dice Londoño. «Queremos introducir nuevas perspectivas centradas en el caos y la crisis de los modelos utópicos de modernidad».

Utilizan una amplia gama de técnicas y enfoques para hacer una crónica de cada aspecto de la política y los conflictos violentos del continente, su transición de una población predominantemente rural a una población mayoritariamente urbana, su música, fiestas, culturas y tradiciones, sus carteles y vida callejera, sus clubes nocturnos y salas de bail


La mayoría de los fotógrafos están representados por solo una o dos imágenes, por lo que a medida que avanza de una foto a otra, se le presenta una gran cantidad de nombres y biografías, sin mencionar una sorprendente variedad de países y décadas, lo que me pareció bastante desafiante. para manejarlo.

Organizada en dos temas, Shouts y Pop-ular, la exposición explora el papel de la ciudad como una fuerza política y cultural, un espacio para que los artistas literalmente salgan a las calles para crear y compartir su trabajo. Reconociendo la particularidad de los países individuales, los curadores se propusieron mostrar estas distinciones y al mismo tiempo destacar los puntos en común de un pueblo una vez colonizado que manifiesta su propio destino, y las luchas que enfrentan desde dentro.

Organizada en dos temas, Shouts y Pop-ular, la exposición explora el papel de la ciudad como una fuerza política y cultural, un espacio para que los artistas literalmente salgan a las calles para crear y compartir su trabajo. Reconociendo la particularidad de los países individuales, los curadores se propusieron mostrar estas distinciones y al mismo tiempo destacar los puntos en común de un pueblo una vez colonizado que manifiesta su propio destino, y las luchas que enfrentan desde dentro.

«Estábamos interesados ​​en la forma en que se desarrolló la fotografía en un lugar donde hay mucha escasez de medios, no hay academias de fotografía o universidades donde puedas convertirte en fotógrafo», dice Londoño.

Fabry continúa: «Muchas imágenes en la muestra son medios impresos que no provienen del mundo de las bellas artes, a menudo debido a la falta de medios. Muchos usan la impresión Xerox, la forma más barata y fácil de hacer circular una impresión y hacerse popular ”.

Esto es evidente en el trabajo del artista chileno Enrique Zamudio, quien creó un monumento a los desaparecidos al crear una pared de cerámica cubierta con retratos tomados de tarjetas de identidad conservadas por las familias. A lo largo de los años, las imágenes han sido expuestas al sol y al polvo, desvaneciéndose, haciéndose eco conmovedora del destino de las propias personas.

La obra del artista peruano Nicolás Torres ofrece un sorprendente contrapunto, un testimonio de las actitudes juguetonas y felices hacia la vida. Torres, un trabajador de la construcción de bajo nivel, comenzó a hacer retratos de jóvenes que asistían a fiestas de chicha en Lima, un estilo de música que mezcla la música folklorica andina con el rock and roll y la música electrónica. Después de las fiestas, Torres colgaba los cuadros en la pared de su casa y los juerguistas compraban los que les gustaban. Los retratos que dejaron atrás se consideraron de menor valor, pero esto atrajo profundamente a Fabry y Londoño, quienes señalan que la elección de presentar obras de artistas menos conocidos junto a los grandes ha tenido un profundo efecto.