El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, seguirá inhabilitado para realizar publicaciones en Facebook e Instagram por “alentar y legitimar la violencia” durante el asalto al Capitolio del 6 de enero pasado que dejó cinco muertos, indicó el Consejo Asesor de Contenidos. La resolución de ese cuerpo, creado por la empresa de Mark Zuckerberg pero formado por investigadores independientes, es vinculante y no podrá ser apelada.
De todas maneras, el panel de especialistas instó a la empresa a revisar “su contribución a la narrativa del fraude electoral y las tensiones políticas” que llevaron a ese clima de violencia. Por eso sugirió que el veto, que en principio era por tiempo indefinido, se reduzca a seis meses y que en ese plazo la compañía mejore sus políticas.
Los integrantes del Consejo afirmaron que “existe evidencia suficientemente”  para prohibir el acceso del magnate a esas redes sociales, ya que en ocasión de aquel episodio Trump “creó un entorno en el que era posible un grave riesgo” y sus palabras hacia sus simpatizantes “legitimaron las acciones violentas”.
Durante ese asalto, que tuvo lugar en coincidencia con la sesión en que se debía convalidar el triunfo electoral de Joe Biden y la derrota de Trump, el magnate publicó en sus redes sociales un video en el que le pidió a sus simpatizantes que se fueran a sus casas, pero con en un mensaje ambivalente también les dijo: “Los amamos, son muy especiales”.
Ese posteo fue borrado por Facebook, argumentando que violaba sus reglas, por lo que el republicano insistió con un texto en el que justificó la violencia ante “una victoria electoral aplastante despojada de manera tan brutal”, que también fue luego eliminado.

Antecedentes

En su camino a la Casa Blanca, Trump había subido videos controvertidos que Facebook se negó a bajar, como uno que pedía prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos. En ese caso la compañía decidió dejarlo online por la política de “interés periodístico”, lo que significa que si bien reconoció una violación en las condiciones de uso de la red social, se priorizó que era un material de interés público.
A Trump también se le permitió publicar información falsa sobre el coronavirus y avalar la represión en los disturbios por el asesinato del afroestadounidense George Floyd a manos de la Policía.
Según trascendió, la presión interna de los trabajadores para que la empresa tomara cartas en el asunto fue vital para la creación del Consejo Asesor de Contenido, formado por 20 especialistas en temas como periodismo, extremismo y libertad de expresión, para que tenga la última palabra sobre el caso.
El ex mandatario reaccionó a la sanción a partir de la propia plataforma que creó para comunicarse con sus seguidores. “Si el cobarde e incapaz líder de la minoría (republicana en el Senado) Mitch McConnell hubiera batallado para exponer toda la corrupción que apareció en aquel momento, y con más hallazgos desde entonces, hubiéramos tenido un resultado muy diferente” de los comicios, escribió Trump en el comunicado divulgado poco después de la decisión de Facebook. El magnate instó a sus seguidores “a no rendirse jamás”, en lo que preanuncia su intención de mantenerse en la lucha por el poder .