El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo hoy que visitará el Vaticano, donde se reunirá con el papa Francisco este mes, en su primer viaje al exterior, que incluirá además escalas en Israel y Arabia Saudita antes de su anunciada asistencia a la cumbre de la OTAN en Bruselas y a la del G7 en Italia.

Durante un acto en la Casa Blanca para firmar un decreto sobre libertad religiosa, Trump dijo que comenzará su primera gira internacional a fines de mayo en Arabia Saudita con el objetivo de construir con sus “aliados musulmanes” una nueva alianza contra el terrorismo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La visita a Arabia Saudita será “verdaderamente histórica” y la meta es construir una nueva alianza de “cooperación y apoyo con nuestros aliados musulmanes” contra el extremismo islámico, enfatizó Trump.

El anuncio llegó luego de que Trump recibiera ayer en la Casa Blanca al presidente palestino, Mahmud Abbas, y prometiera actuar de mediador entre Israel y Palestina para que logren un acuerdo de paz tras décadas de conflicto por la ocupación israelí de las tierras que los palestinos reclaman para fundar su Estado.

Trump también se reunió ayer con un grupo de cardenales católicos.

El Vaticano confirmó la audiencia de Trump con el papa Francisco, y dijo que será el 24 de mayo a las 8:30 en el Palacio Apostólico.

Hasta ahora, lo único confirmado era la participación de Trump en la reunión de la OTAN que se celebrará en Bruselas el 25 de mayo y en la cumbre de líderes de los países del G7 que tendrá lugar en Sicilia, Italia, el 26 y 27 de mayo.

La Casa Blanca ya había adelantado en los últimos días que estudiaba añadir otras paradas a esa gira.

Una delegación estadounidense se desplazó la semana pasada hasta Israel para preparar una futura visita de Trump.

En cuanto a su visita al Vaticano, Trump dijo en abril que tenía “muchas ganas” de reunirse con el papa Francisco, después de que la Casa Blanca anunciara que iba a tratar de programar un encuentro del mandatario con el pontífice.

La semana pasada, el papa Francisco comentó que ignoraba si Trump había solicitado una audiencia con él en el Vaticano, pero agregó que estaba dispuesto a recibirlo.

Los primeros viajes al exterior son por lo general un hito par un nuevo presidente de Estados Unidos.

En esta ocasión, la apuesta es alta, ya que la Casa Blanca busca afianzar alianzas con los aliados tradicionales, además de dar un mensaje puertas adentro sobre la elección de los destinos del mandatario en sus viajes.

Israel, el Vaticano y Arabia Saudita albergan los lugares más sagrados de las tres grandes religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam.