Al tiempo que el macabro registro de masacres en Colombia en lo que va de 2021 asciende a 60 masacres con la consecuencia de al menos 220 muertos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos le reclamó al presidente, Iván Duque, la libertad de los detenidos durante las masivas movilizaciones que se dieron del 28 de abril al 15 de junio como parte del paro nacional contra el actual gobierno.

Hace unas horas, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, confirmó una nueva masacre la localidad de Usme, perteneciente a Bogotá, que dejó un saldo de tres personas muertos. El hecho según INDEPAZ, es la masacre número 60 que se presenta en el país en este 2021, que ya supera los 220 asesinados en este tipo de eventos. La organización, también informó de la presencia de LN (Ejercito de Liberación Nacional), panfletos de Águilas Negras, AGC (Autodefensas Gaitanistas de Colombia), GAOR (Grupos Armados Organizados Residuales) del Frente 10, Los Orientales, Los Paisas y Los Obispos. A su vez, la Defensoría del Pueblo emitió la Alerta Temprana 006 del presente año, y advierte del riesgo por el incremento de las acciones violentas de grupos armados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Este panorama se da en paralelo a la acción de la CIDH, que en las redes sociales aseguró: “Colombia debe liberar inmediatamente a las personas que fueron detenidas arbitraria o injustificadamente durante las protestas iniciadas el 28 de abril de 2021”. Se trata, en realidad, de un extenso informe de 48 páginas que la Comisión elaboró tras una recorrida de cuatro días por varias ciudades colombianas, en medio del paro y las protestas convocadas por el Comité Nacional del Paro, cuando murieron más de 60 manifestantes por la represión policial, a la par que cientos resultados heridos y varias decenas, desaparecidos.

 En esa estadía, la CIDH recabó al menos 302 testimonios de individuos, colectivos y funcionarios y detectó “como principales preocupaciones el uso desproporcionado de la fuerza, la violencia basada en género, la violencia étnico-racial, la violencia contra periodistas y contra misiones médicas, irregularidades en los traslados por protección y denuncias de desaparición”. La CIDH, además cuestionó el accionar de las fuerzas de seguridad, pero especialmente del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Por otro lado, Colombia se debate en cómo enfrentar una nueva ola del Covid-19 justamente cuando se produjo la muerte de Miriam Quintero, una profesora de Armenia que dio positivo a dos días de regresar a la presencialidad en las clases. Este episodio provocó que los sindicados de docentes se plantaran con firmeza para oponerse al regreso de las clases que no sean virtuales. El país ya llegó a los 4,8 millones de casos en una población de 51 millones de personas. Los muertos por coronavirus llegaron a sumar 125 mil, en tanto que vienen padeciendo un promedio en ascenso de más de 10 nuevos contagios diarios.