La corte Suprema de Brasil decidió este martes por tres votos contra dos liberar a José ‘Zé’ Dirceu, exjefe de gabinete del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado por corrupción en el escándalo Lava Jato.

Dirceu, un exguerrillero de 71 años, fue detenido en agosto de 2015 y condenado en mayo de 2016 por el juez de primera instancia Sergio Moro a 32 años de cárcel por crímenes de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Supremo Tribunal Federal (STF) acogió un pedido de habeas corpus presentado por la defensa de Dirceu y consideró que la prisión efectiva solo podía materializarse después de una condena en segunda instancia.

La decisión de los magistrados del máximo tribunal es vista como una derrota para los fiscales de la denominada “Operación Lava Jato”, iniciada para investigar una red de sobornos en la petrolera estatal Petrobras, quienes por la mañana habían presentado una nueva denuncia contra el otrora todopoderoso jefe de gabinete de Lula (2003-2010).

El fallo desencadenó una ola de indignación en las redes sociales, y en particular en movimientos que en 2015 se movilizaron en nombre de la lucha contra la corrupción contra la mandataria de izquierda Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores, PT), destituida el año pasado por el Congreso y cuyo lugar ocupó su vice, el discutido Michel Temer.

“Estamos enfurecidos (…). Vergüenza para la justicia brasileña”, afirmó una militante en un video colgado del sitio del movimiento ciudadano Vem Pra Rua (VPR, “Ven a la calle”).