El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó hoy «el bárbaro y cobarde» atentado perpetrado en la ciudad francesa de Niza, que causó 84 muertos y aseguró que: «Los miembros del Consejo de Seguridad reafirman que el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones constituye la mayor amenaza a la paz y a la seguridad internacional», consigna el texto de la agencia EFE.

Los integrantes del Consejo expresaron además su «más profunda compasión y condolencia a las familias de las víctimas, así como al Gobierno de Francia», se informó en un comunicado. Además reiteró que cualquier acto de terrorismo es una acción «criminal e injustificable», sin tener en cuenta la motivación sea llevada a cabo por quien sea y donde sea.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Un camión conducido por un francés de origen tunecino rompió anoche el perímetro de seguridad y fue atropellando a lo largo de dos kilómetros a las personas que se habían congregado para ver los fuegos artificiales en el marco de los festejos por la Fiesta Nacional francesa.

Según el último reporte, ascienden a 84 las personas muertas, mientras que 18 se encuentran en estado crítico. Además, alrededor de cincuenta personas sufrieron heridas leves y otras 120 tuvieron que ser tratadas por los servicios de urgencia, detalló el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henri Brandet, en declaraciones al canal «BFM TV».

El Consejo de Seguridad reafirmó la necesidad de que todos los miembros de las Naciones Unidas combatan activamente el terrorismo, así como que los responsables de los atentados sean llevados ante la Justicia.

Tras el atentado perpetrado anoche en Niza que causó al menos 84 muertos, el presidente francés, François Hollande, decretó hoy tres días de luto nacional. Desde el sábado y hasta el lunes las banderas ondearán a media asta, informó el primer ministro, Manuel Valls, tras el encuentro del gabinete de seguridad en el Palacio del Elíseo, informó la agencia DPA.

Valls afirmó hoy que el «acto terrorista» de anoche en Niza prueba una vez más que hay una situación de «guerra» y aseguró que su país «es una gran democracia que no se dejará desestabilizar», en declaraciones al finalizar la reunión del Consejo de Seguridad y de Defensa que encabezó el presidente François Hollande.