La Organización de Naciones Unidas reclamó una mayor equidad en el acceso a las vacunas contra el coronavirus y se mostró proclive a impulsar la creación de un impuesto global a la riqueza. Su posición en ambos temas quedó evidenciada en el Foro sobre la Financiación para el Desarrollo, el evento anual que realiza el organismo.

El secretario General de la ONU, Antonio Gutierres, subrayó la necesidad de lograr la “unidad y solidaridad” para salvar vidas y evitar deudas y consecuencias catastróficas. “El déficit mundial de vacunas amenaza la salud y el bienestar de todos. El virus es peligroso en todas partes si se propaga sin control en cualquier lugar”, afirmó.

Gutierres se basó en informes que estiman que sólo diez países de todo el mundo realizaron el 75% de las vacunaciones de todo el mundo, mientras que muchos países más pequeños aún no empezaron a inmunizar ni siquiera a los grupos más vulnerables. Además calculó que el perjuicio global que genera la desigualdad en el acceso a las vacunas es de nueve billones de dólares


“Tenemos que prevenir sucesivas oleadas de infecciones, evitar una larga recesión mundial y retomar el camino para cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático”, reclamó Gutierres.

De la misma manera, el funcionario se mostró partidario de la creación de un impuesto global a la riqueza para ayudar al desarrollo de los países más necesitados. “Los últimos informes indican que en el último año se ha producido un aumento de cinco billones de dólares en el patrimonio de los más ricos del mundo. Insto a los gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad o sobre la riqueza a quienes se han beneficiado durante la pandemia, para reducir las desigualdades extremas”, dijo.

El secretario fue un poco más allá y pidió la “suspensión y aligeramiento” de las deudas soberanas de los países más comprometidos. También instó a reforzar “la arquitectura de la deuda internacional para acabar con los letales ciclos de oleadas de deuda, de crisis de deuda global y de décadas perdidas”.