El intercambio de mensajes en WhatsApp comenzó poco después de las 10 de la noche del 14 de marzo de 2018. Nadie en Río de Janeiro podía creer la tragedia que, en pocos minutos, ya estaba publicada en las páginas de los principales sitios de noticias internacionales: había sido asesinada en el centro de la ciudad, frente a la pared de un policlínico de la policía civil, con cuatro disparos en la cabeza, la socióloga y concejal Marielle Franco y el conductor de su automóvil, Anderson Gomes.

Negra, gay, defensora de los Derechos Humanos y exresidente de Maré, la favela más grande de Río de Janeiro, Marielle había sido elegida concejal dos años antes, por el pequeño partido socialista PSOL, con una asombrosa cifra de 42.502 votos. Su trabajo, de inmediato tuvo repercusiones. Se postularía para vicegobernadora en octubre de 2018 y presidiría un comité de monitoreo para la intervención federal en Río decretado el 16 de febrero por el presidente Michel Temer, debido a una presunta ola de crímenes en la gran ciudad: el interventor fue el general del ejército Walter Souza Braga Netto, hoy ministro de la Casa Civil de Jair Bolsonaro.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La entonces reciente primera campaña electoral de Marielle se basó en su trabajo como asesora de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de la Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro (Alerj). En 2008, el CPI acusó a 225 políticos, policías civiles y militares, oficiales de prisiones, bomberos y civiles, de formar parte de las milicias, un tipo de organización criminal compuesta por asesinos que controlan el transporte para la construcción ilegal de propiedades en numerosas áreas pobres de la ciudad.

Sin embargo, casi dos años después del crimen que internacionalizó los mantras “¿Quién mató a Marielle?” y “¿Quién ordenó que mataran a Marielle?”, aun no se conocen fehacientemente los nombres de los autores intelectuales de las dos muertes y las razones detrás del crimen político más grave en Brasil desde 1981, cuando un comando de la dictadura civil y militar intentó explotar bombas en un espectáculo al que asistieron miles de personas en el lugar conocido como Riocentro.

Como si esto fuera poco, las investigaciones sobre la muerte de Marielle demuestran una sucesión de errores y demoras inexplicables por parte de la Policía, el Ministerio Público y el Poder Judicial de Río de Janeiro. Incluso la Federal halló pruebas del pago de sobornos de milicianos a la comisaría responsable del caso. Además, las pesquisas están bajo el comando de la Policía Civil de la ciudad de Río de Janeiro, de donde, de hecho, provienen varios cuadros de la milicia investigados por Marielle en su trabajo para la CPI. Entre las pistas no investigadas figuran los asesinatos de dos hombres vinculados a las milicias justo en los días siguientes, y cuyos nombres se mencionaron en el curso de las investigaciones.

Uno de los mayores problemas es la lentitud de las pesquisas posteriores a los asesinatos. Recién el 12 de marzo de 2019, dos días antes del primer aniversario de las muertes y después de que muchas de las pistas desaparecieron, fueron arrestados, en una operación que incluso se filtró a los criminales, los dos acusados de asesinar a Marielle, ambos exmiembros de la Policía Militar (PM).

El francotirador es Ronnie Lessa, exsargento del Batallón de Operaciones Especiales, el temido BOPE, de la Policía Militar, un asesino profesional muy hábil que cobró un promedio de 45.000 dólares por muerte, pero que, curiosamente, nunca había sido investigado por la PM o la Policía Civil.

El conductor era Élcio Queiroz, un exsargento de la PM que aparece en varias fotos abrazando al presidente  Bolsonaro. En la misma operación la policía hizo la mayor detención ilegal de rifles en la historia de la ciudad. En la casa de un amigo de Ronnie, hallaron 117 rifles M-16, un tipo de arma que unos meses antes había sido adoptada por el Cuerpo de Marines de los EE UU.

A pesar de la autoría de las muertes de Marielle y Anderson, y de que hay pruebas de que Ronnie es parte de los principales carteles del tráfico internacional de armas, recién el 4 de marzo pasado el tribunal de Río de Janeiro autorizó el secuestro de sus bienes (casi 500 mil dólares), de los de Queiroz y del amigo de Ronnie que guardaba los rifles.

Después del arresto de Ronnie, se conocieron sus relaciones con Bolsonaro y sus hijos. Ronnie vivía en una casa de clase media alta en el Condomínio Vivendas da Barra, en el costoso distrito de Barra da Tijuca, donde Bolsonaro también vivió hasta que fue elegido presidente. Su hijo Carlos, concejal de Río, todavía reside allí, pero la agencia del servicio secreto brasileño responsable de la seguridad de la Presidencia, la Oficina de Seguridad Institucional; aún no investigó el enorme peligro que representaba la presencia de un asesino profesional tan cerca de Bolsonaro.

El día del asesinato de Marielle, Queiroz fue a este condominio y en la entrada informó que se dirigía a la casa 58, que pertenece a Bolsonaro. Además, otro de los hijos del presidente salió con la hija de Ronnie, pero tanto el asesino como el presidente niegan haberse conocido. Dos ayudantes de Ronnie, que también tienen varias fotos abrazados con Bolsonaro, han estado en prisión preventiva durante meses.

Toda la historia se complica aún más por la participación extrema y repetida de uno de los hijos de Bolsonaro, Flávio, senador de Río, con Adriano da Nóbrega, el comandante de una milicia asesina conocida como la Oficina del Crimen, que demostró tener relaciones con Ronnie.

En 2005, Flávio Bolsonaro, entonces diputado estadual en Río, condecoró a Adriano, que era capitán de BOPE y ya estaba acusado de trabajar como asesino, incluso de que formaba parte de las fuerzas especiales. Flávio también empleó a la madre y exesposa de Adriano en su oficina de Alerj hasta noviembre de 2018.

El 9 de febrero, Adriano fue asesinado con dos disparos en el interior de Bahía, después de una confrontación con las fuerzas especiales de la PM de ese estado. La actual esposa y abogado del miliciano dice que estaba seguro de que moriría si fuera capturado. Y, entre los expertos brasileños, varios señalan que sólo por las fotos ya es posible decir que recibió un disparo de rifle en el pecho y uno de pistola en la base de la barbilla hacia el cerebro, llamada por los policías “cheque”, el tiro de gracia.

La suma y la secuencia de los eventos indican que las investigaciones pueden haber alcanzado un límite, como señaló la diputada Renata Souza. “Ella demostró en su cuerpo cuánto la política pública no previene la muerte de mujeres negras y lesbianas, como ella, que estuvieron a la vanguardia del debate político en una de las capitales más importantes de Brasil. Me preocupa mucho si realmente llegaremos a los autores intelectuales”.

En los últimos dos años, la enseñanza de Marielle Franco sigue siendo nebulosa y una afrenta a la democracia en Brasil. «

Los poderes podridos

“Son dos años de mucha incertidumbre y falta de esperanza de llegar a los autores intelectuales del crimen, debido a los poderes podridos que están involucrados en el asesinato”, dice la periodista y diputada estatal Renata Souza, del partido de Marielle. “Estos poderes incluyen a la milicia, que son agentes públicos que extorsionan a la población y están vinculados a la policía y los políticos en Río, con armas políticas y económicas que solo crecen”.

Renata y otros dos diputados, la socióloga Mônica Francisco y la estudiante Dani Monteiro, fueron elegidos juntos y tienen varias características en común: los tres eran asesores de Marielle en el Ayuntamiento, son negros y comparten las causas que su amiga asesinada.“Las investigaciones sobre el feminicidio político de Marielle están sufriendo tensiones políticas entre el gobernador de Río, Wilson Witzel, y el presidente de la República, Jair Bolsonaro, que involucran filtraciones de información sobre la investigación. Esto ya demuestra el carácter político del asesinato en sí y también de las investigaciones “, explica Souza, y señala que los dos políticos, aliados hasta 2018, ahora son opositores en las elecciones presidenciales de 2022. “Los asesinos de Marielle son milicias probadas. Es algo muy nebuloso que afrenta la democracia brasileña”, agrega.

“Nos quedan más dudas que certeza de que podamos tener respuestas reales sobre quién mató a Marielle y cuáles son las motivaciones reales. Si las respuestas llegan, tendrán un punto de duda sobre si lo que estamos entregando corresponde a la realidad de esta ejecución bárbara”, agrega la diputada Mônica Francisco.