El experto indicó que “hay es una decisión deliberada” que propiciará una devaluación, ya que lo que busca el gobierno del presidente Miguel Díaz-Canel es “un cambio de los precios relativos para incentivar la producción nacional”. 

Por ende, “habrá devaluación, cambio en los precios relativos e inflación”, aunque explicó que el plan del oficialismo consiste en una “devaluación planificada” que prevé también “modificaciones en materia tributaria y aumento de los sueldos”. Las autoridades cubanas “quieren eliminar gratuidades y servicios indebidos” con el fin de robustecer la golpeada economía de la isla. “Es una apuesta por el crecimiento de Cuba en un contexto de aislamiento y bloqueo por parte de EE UU”, agregó Gambina. Doctor en Ciencias Sociales por la UBA, Gambina recordó que “antes de 2020, la economía cubana venía sufriendo la exacerbación del bloqueo, puesto que (Donald) Trump tiró para atrás las medidas de apertura económica del gobierno de (Barack) Obama”. 

Con este plan, el gobierno intentará explotar las potencialidades de Cuba, como el “desarrollo tecnológico en materia de vacunas y biotecnología e incluso en informática”. El país cuenta “con una fuerza de trabajo calificada y con capacidad de aplicar su materia gris en el plano mundial”, dijo el también profesor de Economía Política en la Universidad Nacional de Rosario. Además, preside la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas y dirige el Instituto de Estudios y Formación de la Central de Trabajadores de la Argentina.  

Gambina recordó que el problema de la doble moneda se venía planteando en Cuba desde hace muchas décadas, “incluso Fidel en 2006, cuando señaló las debilidades del modelo cubano. Terminar con la doble moneda, una preocupación también en Argentina”, agregó el economista, que fue uno de los fundadores de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC) de Argentina.

Para el economista, el único país de la región que se pudo sacar la presión del dólar fue Bolivia con Evo Morales. “En Bolivia no existen operaciones en divisas”. En cuanto a  Cuba, la isla tuvo “muchas dificultades en el Período Especial”, que fue el momento posterior a la caída del bloque soviético, que era el gran sostén de la economía cubana. Con el tiempo, la solución monetaria se convirtió en un gran problema ya que, por ejemplo, “si trabajabas como botones en el hotel, por cada valija te entregaban un dólar, que equivale a 24 pesos cubanos”, mucho más que un médico. 

Pero a diferencia de las crisis latinoamericanas o argentinas en particular, señala Gambina, “Cuba se propuso terminar con la doble moneda hace diez años, esto es público, hay mesas redondas, están detallados hasta los mínimos detalles, hay un plan”. De todas maneras, aclara, “hay una decisión deliberada, es directamente una devaluación. Es como la salida de la convertibilidad”, graficó.

A favor es que “Cuba tiene un nivel de planificación de la economía y de participación de la sociedad, con un trabajo educativo inmenso para que la población tenga información”.  «