La reina Isabel II falleció este jueves en Escocia a los 96 años, tras siete décadas como jefa de Estado, la monarca más longeva del Reino Unido. El Palacio de Buckingham confirmó su muerte horas después de un primer comunicado en el que había indicado el deterioro de su salud. «La reina murió en paz en Balmoral esta tarde», indicó el texto sobre el deceso.

La Corona pasó ahora a su hijo y heredero Carlos, quien oficialmente fue confirmado como el rey Carlos III. La muerte de Isabel fue un momento de «la mayor tristeza para mí y para todos los miembros de mi familia», dijo el nuevo rey.

El Palacio de Buckingham sorprendió más temprano a toda la nación cuando comunicó que los médicos estaban «preocupados» por la salud de la soberana y se encontraba bajo observación en Balmoral, su residencia de verano en Escocia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Apenas se enteraron de la noticia, los cuatro hijos de la reina, Carlos, Andrés, Ana y Eduardo, así como los nietos de la monarca, el príncipe Guillermo y su esposa Catalina, y Enrique y Meghan Markle, se trasladaron a Balmoral.

Después de que se supiera el fallecimiento, una multitud emocionada se congregó ante el Palacio de Buckingham para llorar a su reina bajo la lluvia durante toda la tarde.

Tras el anuncio de su muerte, la bandera del palacio se bajó a media asta, hubo lágrimas y muchos seguidores cantaron el himno nacional.

La monarca falleció el mismo día en que la flamante primera ministra, Liz Truss, anunció su plan de ayuda para congelar las facturas de energía en la Cámara de los Comunes.

Truss, quien fue nombrada por la reina hace dos días como primera ministra, la describió como «la piedra sobre la que se construyó la Gran Bretaña moderna».

A partir del fallecimiento se puso en marcha la llamada Operación Puente de Londres, un protocolo secreto planeado hace años con los detalles sobre las primeras horas tras anunciarse el deceso.

Según la Operación Puente de Londres, al fallecer la monarca en la residencia de Balmoral, el responso más inmediato tendría lugar en la catedral de Edimburgo, donde se aplicaría otro protocolo, conocido como Operación Unicornio. Según anticipó el diario The Guardian, es probable que su ataúd descanse temporalmente en el Palacio de Holyroodhouse