El reciente fallecimiento del máximo referente del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, causó honda conmoción en ese pueblo africano que desde hace años pelea por independizarse de Marruecos. En este marco adquiere gran interés conocer el rumbo que tomará de aquí en más esa confrontación y cuáles serán las directrices del nuevo gobierno de la RASD. En esta entrevista para Tiempo Argentino, el embajador de la RASD y el Polisario en Argentina, Salem Bachir, habla del papel jugado hasta el presente por Abdelaziz, y también sobre el legado que deja a los hombres y mujeres que resisten tanto en los territorios ocupados por Marruecos como en los campamentos del desierto.

–¿Qué rol representaba para la lucha de su pueblo el presidente Abdelaziz?
–Mohamed Abdelaziz, líder del Frente Polisario y presidente de la República, es un héroe que vivió como tal hasta su fallecimiento. Físicamente desapareció pero permanecerá eternamente vivo en la memoria colectiva del pueblo saharaui y de todos aquellos hombres y mujeres del mundo que lo conocieron y apoyaron la lucha de su pueblo. Como dirigente, como persona y como ser humano que vivió y se sacrificó para que viva la lucha del pueblo Saharaui. Mohamed Abdelazis nació hace 68 años en las cercanías de Smara, estudió allí y viajó con su familia al sur de Marruecos y allí ingresó en la universidad pero interrumpió sus estudios para reorganizar la lucha armada contra la presencia colonialista española en el pueblo saharaui. Junto a sus compañeros, en especial con Mohamed Brahim Basir  y Luali Mustafa Sayed, fundó el Frente Polisario para responder a la intransigencia de la ocupación española que respondió a la resistencia pacífica de los saharauis con la brutal represión contra el pueblo. Ese accionar represivo provocó que el 9 de junio de 1970 cayera en combate Luali (y luego su cadáver desapareciera) y lo mismo ocurriera con Brahim Basir el 17 de junio de 1970. Es significativo que los tres grandes líderes del Frente Polisario hayan desaparecido físicamente, como ahora Abdelaziz  entre fines de mayo y junio. Por eso el pueblo saharaui el 9 de junio conmemora el “Día de los Mártires de Junio”, a los que se añade a partir de ahora el nombre de Mohamed Abdelaziz. Estamos seguros de que todos los saharauis  van a saber superar esta crisis y esta  gran pérdida.
–Hay analistas que plantean que así como Luali, dirigente del Frente Polisario era un socialista revolucionario, Abdelaziz, sin desdecirse de esos planteos, habría desarrollado posiciones más moderadas, ¿existió alguna diferencia ideológica en ambas posiciones?
–No, Mohamed Abdelaziz, como dirigente del Frente llevó a cabo la política votada y aprobada en los Congresos del Polisario. Cuando se dirigió al pueblo en los distintos congresos hablaba con la autoridad de llevar sobre su cuerpo las heridas de la lucha  como jefe militar en su guerra contra la ocupación española y también marroquí. Llevó a cabo las ideas del Frente Polisario aprobadas por todos los saharauis que él representaba. En persona dirigió las batallas militares hasta que en  1991 se aprobó el plan de paz por la ONU y la monarquía marroquí, aunque estos últimos no respetaron en nada el compromiso acordado. Abdelaziz optó como todos los saharauis por la vía pacífica y diplomática. Algunos saharauis consideran que haber aceptado el cese de fuego el 6 de septiembre del ’91 fue un error para la liberación nacional. Puede que haya habido presiones y compromisos por parte de la ONU en este plan de paz, pero de lo que nadie de nuestro pueblo tiene dudas es que Abdelaziz fue un gran revolucionario y un gran líder que seguirá vivo eternamente en la memoria de los saharauis.
–¿Cómo es el procedimiento para elegir al nuevo presidente de la RASD y el secretario general del Frente Polisario?
–Ya comenzó el proceso. En cuanto se conoció este evento tan triste. Inmediatamente fue proclamado y asumió el presidente del Consejo del pueblo saharaui, Hatri Aduh por 40 días. El 10 de julio próximo se celebrará el congreso extraordinario del FP donde se va a elegir a su nuevo secretario general
–¿Es posible que el reemplazante sea el actual embajador saharaui en Argelia, Ibrahim Gali?
–No porque él no es militar. Está estipulado que el líder del Frente debe ser un jefe militar, para seguir en lucha por la recuperación de la paz todavía usurpada por la monarquía marroquí apoyada por Francia. Para no cejar ni un instante en la lucha tanto diplomática como militar, el presidente debe haber participado militarmente en el combate y haber militado como mínimo diez años, que no es el caso del actual embajador en Argelia, que no reúne esas condiciones.
–Es conocido que hay cierto descontento en la juventud saharaui por cómo se alargan los plazos y el referéndum no se realiza, mientras Marruecos con ayuda de Francia sigue hostilizando al pueblo saharaui. ¿Podría el nuevo secretario general y presidente hacerse eco de este descontento y tomar medidas más dirigidas al retorno la lucha armada?
–Es muy probable, pero depende de lo que se decida junto a los demás líderes, porque nadie decide solo. Debe consultar y tener en cuenta a sus hermanos dirigentes y a los reclamos de la población saharaui, tanto en las zonas ocupadas como en las liberadas, o en la diáspora. Todos reclaman que el Frente Polisario ponga fin a esta política de colaboración pasiva frente al desprecio de Marruecos, frente también al menosprecio y desafío al entorno internacional, como es el acto irresponsable de expulsar a 84 miembros de la misión de paz en la zona. Muchos de nuestros compatriotas exigen presionar de forma legítima y militarmente contra el invasor marroquí que continúa ocupando y reprimiendo. Hace pocas horas reprimieron brutalmente a hombres y mujeres saharauis que estaban presentando sus condolencias delante de la casa del hermano de Mohamed Abdelaziz. El ejército marroquí levantó la jaima (carpa) donde se refugiaban y expulsó a los hombres y mujeres, sin respetar su momento de duelo. «

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE