Las negociaciones generadas entre Ucrania y Rusia, en Biolorrusia, generaron expectativas por algunos puntos de coincidencias entre ambos países en conflicto, pero el cese del fuego está lejos de producirse y cuando cayó la noche en la región, las fuerzas armadas rusas reanudaron su ofensiva sobre Kiev y otras ciudades como Mariupol y Jarkov, la segunda urbe del país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El resultado de estos ataque fue, en principio, de varias bajas civiles, aun cuando en paralelo diplomáticos de las dos naciones mantenían la primera reunión en busca de una salida que frene el enfrentamiento bélico, mientras se multiplican y diversifican las sanciones a Moscú.

Al menos 11 civiles murieron durante bombardeos rusos sobre barrios residenciales de Jarkov, cerca de la frontera rusa, mientras Kiev, la capital ucraniana, resistía algunos intentos de ocupación de madrugada, y por la mañana levantó el toque de queda.

«El enemigo ruso bombardea barrios residenciales» de Jarkov, escribió el gobernador regional Oleg Sinegubov en las redes sociales, en las que expresó: «A causa de los bombardeos, que se siguen produciendo, no podemos utilizar los servicios de rescate”. Detalló que “actualmente hay 11 muertos y decenas de heridos», una situación a la que consideró “un crimen de guerra”.

Además, aviones rusos bombardearon la ciudad de Brovary, cerca de Kiev, poco después de que terminara la primera ronda de las negociaciones de paz bilaterales en la frontera de Bielorrusia. La muerte de civiles profundizó la discusión sobre el ataque de Rusia a barrios residenciales, aunque Moscú insiste en su discurso de que solo tiene objetivos militares.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó en su aparición diaria ante los medios que los militares rusos “hacen todo lo posible» para «garantizar la seguridad de los civiles» y denunció que existen “grupos nacionalistas ucranianos que usan a la población civil como escudo humano».

Siete niños muertos

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, afirmó este lunes que desde el inicio de la invasión se registraron 102 civiles muertos, incluyendo siete niños, y advirtió que las cifras reales en el terreno pueden ser «considerablemente» más altas.

Por otra parte, las autoridades ucranianas afirmaron que los rusos intentaron varias veces durante la noche un asalto a la capital, Kiev, donde el toque de queda se levantó este lunes por la mañana, como estaba previsto.

Por eso se formaron largas colas fuera de los supermercados, mientras brigadas de voluntarios con lazos amarillos y azules -los colores nacionales- levantaron barricadas improvisadas. Muchos de los residentes de la ciudad pasaron el fin de semana refugiados bajo tierra en sótanos, refugios antiaéreos y estaciones de metro convertidas en búnkeres.

Ucrania señaló que las tropas rusas “desaceleraron el ritmo de la ofensiva” militar y denunció ataques contra edificios civiles en las ciudades de Zhytomyr y Chernigov.

Del otro lado, Rusia reivindicó su “supremacía aérea” en toda Ucrania, aseguró que controla la central nuclear de Zaporozhie, en el sudeste ucraniano y señaló que ocupa Berdyansk, una ciudad portuaria ubicada del sudeste, a orillas del mar de Azov, en la provincia Zaporiyia.

Durante toda la madrugada hubo cruentos combates en los alrededores de la portuaria Mariupol, según informó el jefe de la administración regional de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, frente a los micrófonos de la televisión.

El Ministerio de Defensa ruso informó que sus fuerzas habían atacado 1.146 objetivos militares desde el inicio de la invasión, entre ellos 31 puestos de mando y comunicación, 81 baterías antiaéreas S-300, Buk M-1 y Osa, y 75 estaciones de radar», según Konashenkov, citado por la agencia de noticias rusa Interfax.

Con todo, el ministro del Interior ucraniano, Denis Monastirskii, afirmó que la situación, a cinco días de la entrada de tropas extranjeras, es «grave pero estable».

«Cada día el enemigo envía más y más fuerzas, pero nuestras gloriosas fuerzas armadas sencillamente están destruyendo todo lo que llega a Kiev, que sigue siendo el principal lugar del ataque», explicó a la cadena CNN.