Medio centenar de periodistas palestinos se manifestaron en la ciudad palestina de Ramallah, en la ocupada Cisjordania, en nombre de la libertad de prensa y para pedir a la ONU que los «proteja» tras la violencia desatada durante las manifestaciones contra la Autoridad Palestina.

La muerte del activista por los derechos humanos palestino Nizar Banat, la semana pasada, cuando se encontraba detenido por la Autoridad Palestina, provocó la cólera en Cisjordania. Las protestas en los últimos días estuvieron marcadas por enfrentamientos entre manifestantes y policías, según constataron periodistas de la AFP. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los periodistas también aseguraron que fueron agredidos por la policía, movilizada masivamente. «En virtud de las violaciones a la libertad de trabajo de los periodistas comprobadas en los últimos días», fue enviada una carta a las Naciones Unidas, solicitando que «tome las medidas adecuadas e inmediatas para protegerlos», señaló Naila Jalil, reportera palestina que trabaja para el diario Al-Arabi Al-Jdid. 

También, frente a las instalaciones de la ONU en Ramallah, Mohamed Gharafi, periodista del sitio en internet de noticias Ultra Palestina, señaló que las fuerzas de seguridad lo amenazaron con confiscarle su teléfono móvil si no dejaba de filmar las manifestaciones contra la Autoridad Palestina

Sus imágenes muestran, en particular, a mujeres periodistas atacadas por hombres de civil, aunque sospechosos de pertenecer a la Policía.

El domingo, el sindicato de periodistas palestinos solicitó la destitución del jefe de Policía por no haber recibido protección por parte de los agentes «frente a las agresiones de individuos vestidos de civil».