El expresidente Rafael Correa recordó en sus redes sociales el día en que “triunfó la democracia”, aquel 30 de septiembre de 2010 en que se logró neutralizar un intento de golpe de Estado derivado de una sublevación policial en Ecuador. “Hoy recordamos 10 años de aquel 30 de septiembre”, dijo Correa en un video, “cuando por primera vez un presidente no claudicaba ante la brutalidad, ante la fuerza, la falta de razón, la prepotencia, la violencia. Todo un pueblo salía por decenas de miles, no a tumbar a un gobierno, si no a defenderlo, a defender la democracia, defender su patria”, recordó.

El exmandatario que intenta que la justicia electoral admita su candidatura a vicepresidente junto al economista Andrés Arauz, relacionó aquel momento con este en que enfrenta causas relacionadas con el lawfare e intentos de proscripción para la contienda electoral del año próximo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No pensaba hacer este video, hoy vivimos tiempos difíciles también. Hoy también se recordará como el día en que triunfó la democracia porque no podrán eliminar el binomio de la esperanaza, participaremos y venceremos y recuperaremos la Patria”, dijo.

Aquel día, miembros de la Policía Nacional ecuatoriana se sublevaron contra las modificaciones en la Ley de Servicio Público, recién sancionada en el Parlamento. Correa intentó negociar con ellos en persona pero fue recibido con violencia. Incluso tuvo que permanecer durante horas en un Hospital policial rodeado por insurrectos, en lo que se calificó como un virtual secuestro.

Al cabo de unas horas, multitudes afines al presidente se convocaron frente al palacio presidencial y ante el edificio donde estaba Correa. El Grupo de Operaciones Especiales logró rescatar al presidente, en medio de un intercambio de fuego con los sublevados. Esa tarde, la Unasur convocó por iniciativa de su entonces presidente Néstor Kirchner, a una reunión urgente de mandatarios que se realizó en el Palacio San Martín, sede diplomática de la Cancillería Argentina.

Correa recordó a los cinco muertos en los incidentes, entre ellos el estudiante universitario Pablo Bolaños, y envió un “abrazo solidario a sus familias”.