Mario Draghi presentó su renuncia como primer ministro de Italia alegando que se «rompió el pacto de confianza» que mantenía cohesionada la heterogénea coalición de gobierno, luego de que el Movimiento 5 Estrellas (M5E) no apoyara un voto en el Senado de su plan contra la inflación.

«Las votaciones de hoy en el Parlamento son muy significativas desde el punto de vista político. La mayoría de la unidad nacional que apoyó a este Gobierno desde su creación, se fue. El pacto de confianza que subyace a la acción del Gobierno fracasó», afirmó Draghi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los senadores del M5E (antisistema) se ausentaron durante el voto de confianza de un proyecto-decreto presentado por el ejecutivo para aplicar nuevas medidas contra la galopante inflación.

Tras este nuevo desencuentro, Mario Draghi mantuvo una reunión con el presidente de Italia, Sergio Mattarella y, más tarde, convocó un Consejo de Ministros, ante el que anunció su decisión.

Giuseppe Conte, ex jefe de gobierno y actual líder del M5E, anunció el miércoles por la noche que los senadores de su partido no asistirían al voto de confianza, a sabiendas de que ello produciría una crisis de gobierno en Italia, al perder la mayoría para gobernar.

La negativa del M5E se debe a que el decreto-ley propuesto por Draghi, con medidas para ayudar a familias y empresas frente a la inflación, también contiene un proyecto de construcción de un incinerador de basura para Roma, a lo que los antisistema se oponen con fuerza por considerarlos costosos, contaminantes e ineficientes.

Durante la votación la semana pasada en la Cámara de Diputados, el M5E votó la confianza en el gobierno pero posteriormente se abstuvo de votar el decreto-ley.

Las reglas son diferentes en el Senado y por ello deben votar tanto la confianza como los decretos.

¿Qué pasará ahora en Italia?

La caída del gobierno provocará elecciones anticipadas y los próximos meses van a ser complicados debido al aumento de la inflación y a las reformas aún pendientes exigidas para el plan de recuperación financiado por la Unión Europea, que otorgó cerca de 200.000 millones de euros (casi la misma cifra en dólares).

Mario Draghi, prestigioso economista y ex presidente del Banco Central Europeo, fue invitado en febrero del 2021 por el presidente de Italia, Sergio Mattarella, para liderar una coalición heterogénea que reúne a casi todos los partidos representados en el parlamento.

La única excepción es el partido de extrema derecha Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia), que permaneció en la oposición y resulta el gran favorito en los sondeos.

Como el sistema parlamentario que rige a Italia es complejo, no se excluye, no obstante, que Mario Draghi obtenga un nuevo mandato y pueda gobernar con otra mayoría.