Los medios occidentales tuvieron esta semana un baño de sinceridad brutal contando a su audiencia el drama de los refugiados ucranianos. Vayan algunos recopilados en las redes por Alan MacLeod (@AlanRMacLeod), del portal MintPress News.

“Estos no son refugiados de Siria, son de nuestro vecino Ucrania, quienes son francamente blancos y cristianos”. Kelly Cobiella, cadena NBC.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Es muy emotivo para mí porque veo cómo matan a europeos con ojos azules y pelo rubio». David Sakvarelidze, fiscal jefe adjunto de Ucrania a la BBC.

“Este no es un lugar, con el debido respeto, como Irak o Afganistán, que han arrastrado conflictos por décadas. Esto está pasando en un país relativamente civilizado, relativamente de Europa», Charlie D’Agata, CBS News.

“Lo que es devastante es mirarlos, la forma en la que visten. Estas son personas prósperas de clase media. Obviamente, ellos no son refugiados huyendo de Medio Oriente o el norte de África. Ellos lucen como una familia europea que vive al lado tuyo”. Un entrevistado en la cadena árabe Al-Jazeera.

Daniel John Hannan, barón Hannan de Kingsclere, escritor y miembro del Partido Conservador británico, escribió en el The Telegraph “Esta vez, la guerra está mal porque la gente luce como nosotros y tienen cuentas en Instagram y Netflix. Ya no solo sucede en un país pobre y remoto”.

Entre los dirigentes políticos destaca la frase de Kiril Petkov, primer ministro de Bulgaria: «Estos no son los refugiados a los que estamos acostumbrados, estas personas son europeas. Estas son personas inteligentes y educadas.»

Santiago Abascal, el líder del partido ultraderechista español Vox, dijo en el Parlamento que “cualquiera puede entender la diferencia entre estos flujos y las invasiones de jóvenes varones en edad militar de origen musulmán que se lanzaron a fronteras de Europa en un intento de colonizarla».

El ministro del Interior del gobierno español Fernando Grande-Marlaska, mientras tanto, confirmaba que fueron reprimidos más de 1000 inmigrantes intentaron salir de África saltando las vallas fronterizas con Marruecos en la ciudad de Melilla. “La colaboración y la cooperación con la gendarmería marroquí es perfecta, es plena», celebró el ex magistrado ahora funcionario de la coalición del PSOE con Unidas-Podemos.